Horacio de la Vega nos dice lo que necesita el maratón de la CDMX para lograr etiqueta dorada

El maratón de la Ciudad de México celebrará su edición 36 y otorgará a los participantes la última medalla con la última letra con la tipografía de los Juegos Olímpicos de México 1968, con la que precisamente se forma la palabra “México”.

Pero también será una oportunidad para que el maratón capitalino consiga la tan anhelada certificación de oro, la cual otorga la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, por sus siglas en inglés). Por ahora, nuestro maratón tiene la etiqueta de plata.

Más de 40 maratones en el mundo tienen la etiqueta de oro, entre ellos el de Chicago, Boston, Nueva York, Berlín, Tokio y Roma, entre otros. ¿Qué tiene que pasar para lograr dicha certificación? El Director General del Instituto del Deporte de la Ciudad de México, Horacio de la Vega, nos aclaró este y otros puntos al respecto en una entrevista a Sopitas.com.

“La diferencia real entre la etiqueta plata y la de oro es el nivel de los corredores que traemos. Los atletas que corren por debajo de las 2:08 horas son atletas de etiqueta oro y estás obligado a tener por lo menos a cinco atletas de ese nivel para obtener la etiqueta dorada, más los otros aspectos.

Estamos enfocados en ello, tenemos prácticamente a 20 corredores, hombres y mujeres, de etiqueta oro para esta edición y además viene un personaje muy importante que se llama Alessio Punzi, que es el Director de Carreras Internacionales de la IAAF; él viene personalmente a supervisar nuestro evento y si todo está en orden se da esa etiqueta que pone al maratón de la Ciudad de México en el máximo nivel que puede otorgar a un evento de esta naturaleza”, nos compartió.

Durante el medio maratón, celebrado el mes pasado, dos hombres perdieron la vida, uno de ellos no estaba inscrito a la carrera. Se espera que para el maratón del domingo se vean varios atletas sin registro ¿puede esto mermar en la obtención de la etiqueta dorada?

“Son situaciones adversas en las que no hay una garantía. Es decir, si pasa un percance de esta naturaleza – y por supuesto que siempre estaremos a favor de que el maratón termine con un saldo blanco, que no existan inconvenientes de personas fallecidas–,  no tiene ningún contexto reflejado con las etiquetas, éstas van enfocadas más hacia una parte técnica y deportiva, como que el kilometraje sea el correcto, que haya transmisión en televisión en vivo, un control de dopaje para los ganadores, la hidratación… si cumples con estos aspectos, la Federación Internacional de Atletismo, otorga las etiquetas”.

Esta edición del maratón de la Ciudad de México será el último bajo la gestión de Horacio de la Vega, quien calificó el crecimiento de esta competencia como un “trabajo maratónico”, pues recordó que “tomamos este maratón en 2013. En 2012 eran seis mil corredores, ahora tenemos casi 42 mil para esta edición” y en materia económica también ha dejado una derrama importante, casi a la par del Gran Premio de México.

“El Gran Premio de México deja una derrama económica superior a los 240 millones de dólares por año, el maratón acumulado, es decir, en los seis años, ha tenido un impacto económico de 200 millones de dólares para la Ciudad de México, lo cual es sumamente positivo”, comentó.

Horacio de la Vega también nos compartió aspectos del futuro del Gran Premio de México , el proyecto del Estadio Azul y el hecho de que el próximo presidente, Andrés Manuel López Obrador, se interese por impulsar el beisbol, pero esa es otra historia que contaremos la siguiente semana.

Comentarios