Mundo

El Papa recomienda psiquiatra en casos de homosexualidad detectada en infancia

Bueno, véanlo por el lado no tan gacho: el Papa Francisco pudo haber recomendado una de las terapias con las que el flamante periodista Mauricio Clark asegura que se “curó” de la homosexualidad. Ya no luce tan mal lo del psiquiatra, ¿no?

En el clásico cotorreo que el Papa Francisco arma con los periodistas que lo acompañan a sus viajes, un reportero le preguntó: “Oyes Francisco, ¿qué le recomendarías a un padre cuyo hijo ‘le salió’ homosexual?” La respuesta del líder de la iglesia católica comenzó con el clásico: “recen” (aunque no dijo con qué fin: ¿agradecer?, ¿solicitar “cura”?, ¿nomás porque está padre rezar?).

El papa Francisco se reunirá con víctimas de la iglesia en Irlanda
Foto: Daniel Ibáñez ACI Prensa.

Como segunda recomendación, el Papa dice que no hay nada como “No condenar”. En lugar de eso,  sugirió el argentino, mejor “dialoguen, de espacio al hijo o hija”… y, por último, no quiso cerrar el tema sin dejar de mencionar una recomendación que parece que sacó del manual de Mikel Arriola para echar a perder una declaración: llevar al chamaco con un psiquiatra.

“Una cosa es cuando se manifiesta en un niño: hay muchas cosas que uno puede hacer con la psiquiatría para entender cosas”. ¿Cof, ”hacer”… cof, o “componer”, cof?) La razón por la que el Papa Francisco recomienda llevar al chamaco/chamaca con el doctor psiquiatra una vez detectado que le gusta jugar en el propio bando es debido a que, según sus palabras, cuando son chicos todavía hay chance de hacer “algo” por ellos, ¿qué? Eso lo no especificó, lo que sí dio a entender es que cuando son mayores, ahí sí ya no hay manera: “otra cosa es cuando se manifiesta después de los 20 años de edad”.

Si le hacen caso la recomendación del psiquiatra, es bronca de cada familia. Lo que sí debe hacerse en todos los casos, señaló el Papa, es darle atención al hijo/hija. “Ignorar a un hijo o hija con tendencias homosexuales es una falta de paternidad y maternidad. Eres mi hijo o hija tal como eres; soy tu padre o tu madre, vamos a hablar… No los expulsen de la familia”.

Por otra parte, en la sesión de preguntas y respuestas se le mencionó al Papa Francisco la carta que le envió un ex alto funcionario de El Vaticano, el cual le solicita su renuncia por haber encubierto los abusos sexuales cometidos por el cardenal estadunidense Theodor McCarrick, exarzobispo de Washington.

Ahí sí, Francisco optó por el voto de silencio. “No diré una sola palabra sobre esto”, dijo tras reconocer que sí leyó la misiva escrita por Carlo María Viganó, exnuncio apostólico estadounidense. “Creo que el documento habla por sí solo. Tienen la capacidad periodística suficiente para sacar las conclusiones, con su madurez profesional”.

Comentarios