Un asesinato desencadenó protestas violentas y pro-Nazi en Alemania

Las cosas están un poco inquietas en el mundo y Alemania, el super poder de la Unión Europea, no es la excepción. Esta semana, la ciudad oriental de Chemnitz recibió súbitamente miles de manifestantes y la situación se tornó violenta. Decenas de arrestados, gas pimienta, bengalas, golpeados, “Heil Hitlers” y saludos nazis —ya saben, la mano derecha levantada— cubrieron la ciudad. Todo, a raíz del asesinato de un hombre. 

El domingo pasado falleció un ciudadano alemán de 35 años, murió después de ser apuñalado en una pelea. La policía alemana detuvo a los culpables y apenas se supo su nacionalidad, los sentimientos nacionalistas se incendiaron con la misma velocidad que fueron publicados: un joven iraquí y uno sirio, ambos veinteañeros, están siendo juzgados por el asesinato.

“Alemania, social y nacionalista. Libre, social y nacionalista”, gritaban los manifestantes. De acuerdo a CNN, esa frase está muy asociada con el movimiento neo-Nazi en el país germano.

protestas-alemania-nazi-chemnitz
Foto: Reuters

Mientras cerca de 6 mil manifestantes protestan la muerte del ciudadano alemán —y de paso, la entrada de migrantes y refugiados—, han sido enfrentados por la policía y un grupo menos nutrido de manifestantes ‘de izquierda’ que están a favor de la apertura en las fronteras. Y ahí, la cosa se salió de control: 18 manifestantes heridos y dos policías en el hospital son los reportes preliminares.

El problema es que la situación no quedó ahí. Al momento, la policía de Alemania está investigando las denuncias de ciudadanos de origen sirio, afgano e iraquí que acusan haber sido perseguidos y agredidos en la ciudad por los propios manifestantes. A eso, súmenle que hay varios arrestados por hacer saludos nazis y cánticos en favor del nacionalsocialismo, que es considerado delito de odio en el país europeo.

“No toleraremos esas asambleas ilegales y la persecución de personas que se ven diferentes o tienen diferentes orígenes. Tampoco toleraremos los intentos de esparcir odio en nuestras calles. Eso no tiene lugar en nuestras ciudades y nosotros, como el gobierno de Alemania, lo condenamos en los más fuertes términos”, mencionó Steffen Seibert vocero de Angela Merkel.

Comentarios