Mundo

‘Así se ve un genocidio’: los testimonios que The NYT reveló sobre Myanmar

Se trató de una limpieza étnica —en una acción por “homologar” o reprimir a la población de Myanmar—, que ha dejado miles de desplazados de la comunidad rohinya y los señalamientos de la ONU contra el ejército de este país asiático por el genocidio en Rakhine y los crímenes de guerra en Kachin y Shan States.

Un nuevo informe de la ONU reveló el horror y la masacre a la que se enfrentó este grupo que es una minoría en Myanmar —la mayoría de la población en Myanmar es budista y los reportes de la confrontación entre el ejército y esta la minoría rohinya comenzó el año pasado, en contexto de un enfrentamiento entre el Ejército de Salvación Rohingya de Arakan (ARSA) y el ejército de Myanmar—.

Violencia, genocidio y desplazamiento

Tras el enfrentamiento del ARSA con el ejército se desató un operativo militar en la región de Rakhine, provocando el desplazamiento de alrededor de 725 mil rohinyas.

En aquel momento, el embate de las Fuerzas Armadas de Myanmar fue lo suficientemente agresivo para disolver a esta comunidad, con el uso de una violencia desproporcionada y argumentando que se trataba de un “trabajo” que el gobierno tenía pendiente y que estaba por finalizar.

El elemento racial jugó una papel importante en esta campaña que ha cobrado la vida de niños, niñas y mujeres —de acuerdo con El País, la cifra estimada por la Misión de la ONU es “conservadora”, ya que habla de diez mil muertes, pero podrían ser más—.

Foto: Getty Images.

De acuerdo con la Misión de la ONU se trata de uno de los crímenes más graves del derecho internacional —el impacto ha sido tan fuerte que desde 1995 la Organización no había señalado a un gobierno por genocidio. Aquel año la ONU se pronunció en contra del genocidio en Srebrenica, Bosnia y Herzegovina—.

La recopilación de los testimonios en imágenes

Algunas personas de la comunidad rohinya han logrado escapar y migrar hacia Bangladés. Sin embargo, lo que supone salvar su vida también constituye una cicatriz hecha por la violencia y la falta de humanidad de los orquestadores de las masacres.

Refugiados de la comunidad rohingya en Bangladés. Foto: Getty Images.

En su camino, la gente de la comunidad carga con esperanzas pero también con una memoria que ya fue tocada por abusos, asesinatos, agresiones, violencia psicológica, hambre y el temor de ser condenados sólo por su origen racial.

En este escenario, The New York Times publicó un video que reúne las imágenes que captaron los rohingyas con sus celulares: el genocidio al que se han enfrentado. El video se trata de un campo abierto en el que decenas de personas perdieron la vida por el motivo de una “limpieza racial”.

Refugiados de la comunidad rohinya. Foto: Getty Images.

El video, además de capturar la situación que se vive en Myanmar también puede ser utilizado como un testimonio que refuerce el caso en contra de las autoridades de este país por orquestar uno de los episodios más violentos de la década.

**Foto de portada: Getty Images.

Comentarios