Senador electo acusado de violencia familiar aprovechó receso en juzgado para huir

El flamante senador electo Noé Castañón Ramírez no quiso echar mano de su presunción de inocencia… y mejor huyó, aprovechando el receso que se concedió mientras se celebraba la audiencia en la que respondía a una acusación por falsedad de declaración, el cual fue sumado al de violencia familiar que ya arrastraba.

De acuerdo con Aristegui Noticias, el senador priista ya no regresó al Juzgado de Control y Tribunal de Enjuiciamiento Región Uno de Chiapas, luego que el titular Armando Mijangos acordó un receso a las 11:20 horas de ayer. Así que, en lugar de nomás ir a echarse una tortita y el cigarrito pa’l “desempance”, huyó y no regresó a la audiencia, la cual se reanudaría a las 14 horas.

“Cuando regresan del receso, el abogado de Noé Castañón dijo que su cliente ya no estaba y que él también pedía una disculpa porque se tenía que retirar para irse a otra audiencia en Cancún”, explicó Javier Coello Zuarth, representante de la denunciante, Mayte López González, exesposa del senador electo.

Apenas el martes por la noche, el senador electo salió del penal de El Amate, en el municipio de Cintalapa de Figueroa. Para recuperar su libertad (de manera provisional), el honorable exdiputado local tuvo que depositar una fianza de 20 mil pesitos.

Noé Castañón, senador electo
Foto: @noecastanonr

Quizás el juez concedió el beneficio de la libertad provisional al senador (que llegó al penal por el delito de violencia familiar), tomando en cuenta que Castañón aún tenía que enfrentar el cargo de falsedad de declaración… no imaginó que el susodicho iba a aprovechar un descuido para pelarse.

El martes por la noche el senador electo por el PRI-PVEM había sido trasladado por agentes ministeriales de Nuevo León (donde fue detenido) a Chiapas. Según una fuente de la Fiscalía General de Justicia del Estado, Nóe Castañón había llegado a las tierras de El Bronco, procedente de Las Vegas.

De acuerdo con El Universal, Noé Castañón fue acusado de quitarle sus tres hijos a su exesposa. Además de que la manchada acción fue hecha de manera violenta… el senador electo no lo hizo con sus manitas, sino con ayuda de sus guaruras. Ahora falta ver si el senador electo no se guarda de aquí en lo que le dan chance de protestar como legislador… y de ahí, “¡PUM!, ¡fuero papá!”

Por lo mientras, el juez el juez al que chamaqueó giró una orden de comparecencia en su contra, para que sea presentado con la fuerza pública a una audiencia judicial.

Comentarios