El ContraInforme: Un sexenio en el que la corrupción fue el sello de la casa (blanca)

Con César Duarte, Javidú y Roberto Borge como los estandartes que EPN mencionó para presumir en campaña que el “Nuevo PRI” había cambiado su manera de “gobernar”… pues como que no hay manera de que la administración de Enrique Peña Nieto se vaya sin dejar un fétido halo de corrupción tras de sí. Y bueno, como seguramente los muchos casos de transas no serán parte de los preciosos spots que ahora circulan para enunciar los grandes logros del sexenio, pues aquí repasamos algunos… nomás los principales, pues tampoco se trata de escribir la Biblia.

Aunque desde su llegada a la presidencia el fantasma de la corrupción ya volaba por encima del copete de EPNnunca se acabó de aclarar como estuvo eso de las tarjetas Monex,el primero de los muchos escándalos más recordados llegó gracias a una investigación del equipo de Carmen Aristegui. En un domingo del noviembre de 2014, mientras el presidente apoyaba a sus diablos del Toluca, se dio a conocer que la primera dama, Angélica Rivera, poseía una casa de 7 millones de dólares. La llamada “Casa Blanca”.

El asunto quizás hubiera pasado desapercibido —pues qué actriz no tiene toda esa lana—, de no ser porque la propiedad fue vendida por un viejo conocido de EPN, desde sus tiempos en el gobierno del Estado de México: el empresario Juan Armando Hinojosa, dueño de Grupo Higa.

En su afán de “aclarar” la situación, EPN mandó a su señora a gritarle al respetable. Además, para más transparencia, se dejó investigar por sus cuates y, así, el muñequito Titino —más conocido como Virgilio Andrade, al frente de la Secretaría de la Función Pública—, determinó que en el asunto nunca hubo conflicto de intereses.

“Dicen” los malpensados que por andar revelando transas, MVS tuvo que correr a Carmen Aristegui… al final, un tribunal resolvió que el despido de la periodista fue ilegal.

Y mientras la Casa Blanca dejó —más— en evidencia la chueca forma en la que el gobierno de EPN otorgaba licitaciones y contratos del gobierno, por esos mismos años se cocinaba un desvío que reventó en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Claro que nos referimos a la llamada #EstafaMaestra, operación con la que funcionarios de al menos 11 dependencias habrían desviado más de 7 mil millones de pesos. Según investigaciones de Animal Político y la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), sólo al revisar las cuentas públicas de 2013 y 2014 se detectó que la lanota se otorgó a 186 empresas, de las cuales 128 no venían ni al caso… ya que no contaban ni con la infraestructura ni la personalidad jurídica para dar los servicios para los que —supuestamente— fueron contratadas (cof, y eso, cof, las que existían, cof… otras ni siquiera: eran empresas fantasma).

Foto: Animal Político/ Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad

¿En qué acabó este bonito asunto? Pues en el despido de varios empleados… según presumió José Antonio Meade, cuando en campaña se le recriminó no haber hecho nada al respecto a su paso por Sedesol. Claro, lo que no aclaraba el buen Pepemid es que ninguno de los despedidos —no procesados— era alto rango.

Una maravilla imposible de suceder, ya que en esta mega estafa sonaban los nombres de Rosario Robles, Emilio Lozoya Austin, Alfredo del Mazo Maza, Emilio Chuayffet, Gerardo Ruíz Esparza e Ildefonso Guajardo. Ninguno recibió ni siquiera una llamada de atención… es más, en algunos casos, hasta fueron recompensados con candidaturas (Alfredo del Mazo).

Alfredo del Mazo Estado de Mexico
Alfredo del Mazo candidato del PRI a la Gobernatura del Estado de México. Foto Notimex

Versátiles los muchachos de EPN. Además de aparecer en la lista de posibles involucrados en la Estafa Maestra, muchos de ellos hicieron de las suyas en solitario.

Por ejemplo, Gerardo Ruíz Esparza, titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien será recordado —a mentadas— por aquel socavón en el Paso Exprés de Cuernavaca que significó la muerte de dos personas. Por aquella fallida obra —presumida en su momento por el propio EPN—, ningún funcionario fue castigado… claro, Ruiz Esparza siguió en el puesto, con todo y que nunca dio respuesta a las 22 irregularidades por mil 34 millones de pesos que la SFP detectó en los contratos de construcción de la fregadera ésa, la cual estuvo a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y dos empresas privadas.

Socavón Paso Express

Y como caso de vergüenza internacional quedará el Caso Odebrecht…

Mientras que en otros países la investigación de los sobornos que la constructora brasileña ofreció a gobiernos para hacerse de millonarias licitaciones ha llevado ex presidentes a ser encarcelados, a funcionarios a renunciar y ser procesados y, hasta en el mero Brasil, Lula da Silva parece que no conseguirá ser candidato presidencial… en México nada, en especial Emilio Lozoya, ex director de Pemex a quien directivos de Odebrecht señalan como el hombre que recibió mordidas millonarias (en dólares) a cambio de conceder no menos millonarias de la paraestatal.

Emilio Lozoya
Foto: Proceso

El asunto corrupto data de tiempos en los que Lozoya era simple integrante del equipo de campaña de EPN. En ese tiempo, para recibir billete de Odebrecht para financiar el paso del copetón a Los Pinos, el buen Lozoya se comprometió a aplicar el “ayúdame que yo te ayudaré”. Y así lo hizo, una vez que EPN llegó al poder y puso al susodicho al frente de la paraestatal, éste se puso a mano con los brasileños y les dio directamente los contratos de importantes y millonarios proyectos.

A diferencia de lo que ocurre en otras naciones, Lozoya ha conseguido evadir a la justicia: desde bloqueo a la información del caso, hasta amparos contra cualquier orden de aprehensión. Lo más reciente, la determinación de una jueza federal con la que prohíbe a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) solicitar la aprehensión o presentar ante los tribunales el caso del exdirector de Pemex. La suspensión es definitiva.

Emilio Lozoya y Peña Nieto
vía Twitter

Y así ha estado el sexenio…

¿Tenemos que hablar de Javier Duarte (¿y su casi inminente libertad?)

Foto: El Universal

¿El exgober en fuga, César Duarte (con operador financiero casi libre, también)?

Foto: La Silla Rota

¿O Roberto Borge?

EPN y Roberto Borge

***

En lugar de cantarle Las Golondrinas, aprovechamos la oportunidad de despedir a Enrique Peña Nieto como se debe: contándoles los datos que él no nos va a decir. El ContraInforme son los datos que seguro deberías conocer antes y durante el Sexto Informe de la presidencia del priista. No vaya ser que entre tanto spot se nos escapen.

Búscalos por acá, de hoy hasta que “El Tlatoani” de su último mensaje este lunes.

Comentarios