Cultura

Luzia, el fósil de una mujer que se perdió en el incendio en Brasil

Este domingo, una de las tragedias culturales más grandes en la historia de Brasil, tuvo lugar cuando el Museo Nacional de Río de Janeiro, de los más antiguos del país, se perdió entre las llamas, dejando en cenizas más de 20 millones de piezas de arte e historia, entre ellos, Luzia, el fósil humano más antiguo de América del Sur.

La pérdida de Luzia es quizá una de las más dolorosas para el recinto, ya que el cráneo de Luzia tenía más de 11 mil años de antigüedad.

Luzia, el fósil más antiguo que se perdió en el incendio de Brasil

“Perdimos nuestra memoria, nuestra historia. No vamos a tener a Luzia nunca más. Luzia murió en el incendio”, lamentó la presidenta del Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico Nacional de Brasil, Kátia Bogéa,

Este cráneo prehistórico fue hallado en una cueva en Minas de Gerais, una ciudad brasileña, en 1975, mientras se encontraba en expedición un equipo de arqueólogos liderados por Annette Laming-Emperaire.

De acuerdo al portal de noticias de la BBC, esta pieza fue guardada en un almacén del Museo Nacional de Río hasta que, según los antropólogos Verlan Valle y Ricardo Ventura, “rescataron” este artículo de dicha bóveda.

luzia-fosil-mas-antiguo-museo-brasil-america-sur

Luzia fue exhibida por primera vez en 1999 e inmediatamente llamó la atención del público, pues los restos fueron reconocidos en ese momento como los restos humanos más antiguos nunca encontrados en el Hemisferio Occidental.   Sin embargo, es ahora Eva de Naharon, quien vivió en lo que ahora es la península de Yucatán, México, hace más de 13 mil 500 años, quien se lleva ese título.

Para su exhibición en 1999, el cráneo de Luzia fue reconstruido mediante tomografía computarizada en Brasil y, más tarde, pasó a manos de Richard Neave, de la Universidad de Manchester, quien llevó a cabo una réplica.

Luzia no solo fue un fósil con mucha antigüedad, sino que fue una pieza contundente en la recreación de teorías referentes a la llegada de la población a América del Sur.

Una de ellas, indica que dos oleadas de poblaciones biológicamente distintas llegaron a América del Sur. La primera tuvo lugar hace 14 mil años y tenía características similares a Luzia, con un aspecto más cercano al de los australianos y africanos de la actualidad. Mientras que la segunda llegó hace 12 mil años, con un conjunto de personas de rasgos asiáticos.

Según BBC, Luzia era una mujer de estatura baja, aproximadamente de 1.50 metros y no rebasaba los 20 años de edad. Posiblemente murió en un accidente o atacada por un animal.

Comentarios