Serena Williams cae en la final del US Open ante la abucheada Naomi Osaka y sale en su defensa

Naomi Osaka llama la atención a primera vista. Tiene las facciones que caracterizan a los asiáticos, pero el color de su piel es de un afroamericano. Su padre es haitiano y su madre japonesa, tiene 20 años, una fuerza mental tremenda y una potencia envidiable en sus muñecas.

Con todas estas combinaciones, la tenista japonesa se da a conocer en el mundo luego de ganar su primer Grand Slam frente a la favorita indiscutible del US Open, Serena Williams.

La sorpresa del torneo estadounidense y último grande del año venció en sets corridos 2-6 y 4-6 ante la sorpresa de propios y extraños, así como ante la tristeza y furia de Williams, quien en pleno partido soltó en llanto tras una acalorada discusión con el árbitro, Carlos Ramos, quien la sancionó por coaching. Serena lo llamó mentiroso y ladrón, por lo que el público se puso del lado de la tenista, que después castigó a la campeona en la ceremonia de premiación.

Durante el partido y los reclamos de Serena, Osaka mantuvo la calma en todo momento, fue superior a su oponente y se adjudicó los 3.8 millones de dólares que entrega el torneo estadounidense como premio, sin embargo, durante la premiación la japonesa fue abucheada por un sector del público, el mismo que estaba a muerte con Serena y que se dio cita en Flushing Meadows Park, en Queens, uno de los condados de Nueva York.

Fue ahí cuando Serena limpió la imagen que había mostrado momentos antes, en los que  rompió una raqueta tras una de sus rabietas, pues consoló a su oponente, reconoció la superioridad de ésta y pidió al público dejar de lado los abucheos y rendirse ante la nueva reina del tenis.

Naomi Osaka tiene en la figura de Serena a su ídolo y como buena fan cuanta con fotografías con la estadounidense, como, por ejemplo, esta del 2014, cuando Naomi tenía 16 años..

Getty Images

FOTITOS DE LA RABIETA DE SERENA

Getty Images

 

Getty Images
Getty Images
Getty Images
Getty Images

Comentarios