Orgullo, prejuico y manteconchas: la dramática historia del pan

¿Que la historia de las manteconchas terminó? ¡PUES NO ES CIERTO! *Léase con voz de Adal Ramones*

Orgullo, prejuico y manteconchas: la dramática historia del pan

Cuando muchos creyeron que este tren del mame se había detenido lo más lejos posible de este universo, llegó el usuario de Facebook Danny Cerecedo para demostrarnos que siempre se puede un poco más y, al mero estilo de telenovela mexicana o casi casi como cualquier capítulo de la Rosa de Guadalupe, creó el relato más dramático posible ocurrido entre “Mantecarla” y “Concho”, una pareja de azucarados panes dulces.

Así es, detrás de la creación de la manteconcha hay una historia de amor, desastre y hasta violencia. “Mantecarla”, como cualquier joven pan, salió de fiesta con sus amigas (otros panes dulces) y fue ahí donde conoció a “Concho”, un apuesto pan cubierto de polvorón que de inmediato llamó su atención.

Tanto “Mantecarla” como “Concho” se entendieron muy bien y pronto el amor hizo lo suyo, se enamoraron y, eventualmente, se demostraron su amor con caricias, dando lugar al acto más sublime de sus sentimientos…

Producto de ese amor -pese a haber roto toda regla de estigma social- nació el “Manteconchito”, una pieza de pan con los atributos de su padre y el encanto de su madre.

Lo que todo parecía un final feliz… resultó en un trágico final, de esos que suelen verse también en la vida real de los mexicanos (sin ofender a nadie).

Esta historia ficticia -alocada y absurda, por no decir más- tiene hasta el momento más de 59 mil veces compartidas, casi ocho mil “Me Gusta” y más de 10 mil comentarios de internautas que aplauden la creatividad de Danny.

¿Ustedes cómo hubieran contado esta historia? ¿Será que habrá una continuación en donde expliquen la aparición de la “doncha”? ¿Habrá engañado “Concho” a “Mantecarla”? No sabemos, pero sin duda es algo que nos gustaría descubrir.

Mientras tanto, échate la novela completa a continuación:

Pero como no todo es miel sobre hojuelas…

 

Comentarios