Asesinan al Marakame Margarito Díaz González, defensor de la cultura wixárika

Un crimen más contra un defensor de las culturas indígenas de nuestro país. El crimen contra el Marakame Margarito Díaz González ocurrió el sábado por la noche, en su casa. Las autoridades no han informado si existe una investigación al respecto.

Según fuentes cercanas al defensor de la cultura wixárika, el sábado 8 éste se encontraba con su esposa en su domicilio, ubicado en la comunidad de Aguamilpa, en el municipio del Nayar, Nayarit. Una persona tocó la puerta, tras atender el llamado, Margarito Díaz recibió un disparo en el rostro con un arma calibre 9 mm.

 

Como Marakame (guardián de la cultura wixárika), Díaz González era parte de la Unión Wixárika de Centros Ceremoniales, la cual tiene presencia en Jalisco, Durango y Nayarit. Recientemente buscaba que fueran cercadas 3.5 hectáreas que en 2013 adquirió la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, esto debido a que el ririki (la construcción en la que se depositan ofrendas) había sido quemado en varias ocasiones. Esta zona sagrada para el pueblo wixárika se halla en el municipio de San Blas, Nayarit.

Otra versión del asesinato del Marakame Margarito Díaz indica que fue ejecutado por un grupo de hombres armados, quienes habrían irrumpido en su domicilio. Como sea, en ambas versiones no se cuenta con posibles responsables ni con una línea de investigación que indiqué cuál fue el móvil del asesinato… es más, según reporta Radio Fórmula, hasta ahora se desconoce si las autoridades ya abrieron la carpeta de investigación correspondiente…

Increíble lo anterior, tomando en consideración que el asesinato del defensor de la cultura wixárika ocurrió desde el pasado sábado.

Gracias a la difusión que la noticia ha tenido en redes sociales es que hasta ahora el hecho comienza a tomar relevancia. Así debe ser, Margarito Díaz González era defensor de la cultura y los lugares sagrados del pueblo wixárika. Como ejemplo de esto, el Marakame era representante del Consejo de Wirikuta.

Durante su sepelio realizado ayer, Margarito Díaz fue recordado como “un hombre de mucha fe en su cultura. Ahí también se exigió al gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría, que se ubique y castigue a los responsables del asesinato, ya que la muerte del Marakame representa un atentado a los derechos de las comunidades indígenas y a los lugares sagrados.

Comentarios