Conciertos

Dave Grohl se fue a la batería de Trombone Shorty para tocar ‘In Bloom’ de Nirvana

La muerte de Kurt Cobain cambió la historia de la música… y si logró influir en algo tan grande como esto, qué se puede esperar de la vida de las personas que estuvieron a su lado, sobre todo los miembros de Nirvana con quienes, precisamente, el músico se convirtió en una leyenda después de su sorpresiva muerte en 1994. Las pruebas están en que Dave Grohl, quien fue baterista de la banda desde 1990, casi nunca toca canciones del periodo que mantuvo con la banda y que lo hicieron tan popular… 

De hecho, casi nunca lo había hecho, por no decir nunca. La primera vez que recordó sus momentos con Nirvana, fue cuando esta banda de Seattle entró en 2014 en el Rock and Roll Hall of Fame, 20 años después de la muerte de Cobain. Para celebrar esto, Krist Novoselic junto a Grohl y Pat Smear (actual miembro de Foo Fighters que también tocó con Nirvana en algunas presentaciones en vivo), tocaron un poco del repertorio musical de Nirvana.

La segunda vez que Grohl se puso en la batería para rendir tributo a Cobain y Nirvana, fue apenas el 15 de septiembre de 2018. El músico se subió al escenario con Trombone Shorty y el colectivo Orleans Avenue durante la presentación de estos en el Voodoo Threauxdown Festival en Los Ángeles. Trombone Shorty invitó al escenario a Grohl para tocar “In Bloom” del disco Nevermind de 1991 de la banda grunge. Con esta sorpresiva interpretación de esta canción, se cuenta la segunda vez que Grohl lo hace a 24 años de la muerte de Cobain.

El cover de Trombone Shorty no llevó voces, sino puro trombón como protagonista acompañado, por supuesto, de la batería con Grohl, guitarra, saxofón y más. Este colectivo de música, liderado por Troy Andrews, se distingue por una mezcla de varios géneros que van desde el rock y el funk, hasta el jazz y el hip hop. En los más de cinco minutos de esta nueva versión de “In Bloom”, se distingue la poderosa batería de Grohl y sus fuertes movimientos mientras lo interpreta. 

El disco Nevermind de 1991, fue el segundo material de Nirvana pero representó el primero de Grohl dentro de la agrupación. El músico se unió en 1990 después de que su primer proyecto musical, Scream, se terminara, lo que dio paso a que Cobain lo invitara a la banda y se convirtiera en la formación más conocida de este grupo. Este es, sin duda, el disco más icónico de la banda con grandes canciones que ahora son clásicos del grunge y de Nirvana como “In Bloom”, “Come As You Are”, “Smells Like Teen Spirit” o “Endless, Nameless”.

Hace unas semanas, Grohl habló de su paso por Nirvana y cómo se sentía inseguro sobre su voz y su capacidad para componer. ¿La razón? La presencia de Cobain: “No me gustaba mi voz, no pensaba en mí como un compositor y además, estaba en la banda con uno de los más grandes compositores de nuestra generación. Realmente no quería arriesgarme. Como el famoso chiste de ‘¿Qué es lo último que dice un baterista antes de ser despedido de una banda? Oigan, chicos, tengo algunas canciones que podríamos tocar’. Mejor las guardé para mí”.

Por acá les dejamos un video de aficionado de ‘In Bloom’ con Trombone Shorty & Orleans Avenue y Dave Grohl:

Comentarios