“Déjenme en paz, ya no soy político”: exgobernador de Nayarit en su reaparición

El exgobernador Roberto Sandoval reapareció luego de un año de haberse esfumado sin dar señales de los 2 mil 700 millones de pesos que, presuntamente, desvió durante su administración en Nayarit… delito por el que ya recibió su calentadita: una inhabilitación de 12 años. Pero, como la gente sigue clamando por su sangre (o mínimo verlo entambado), el sensible político exige: “déjenme en paz, ya no soy político”…

De acuerdo con El Universal, Sandoval dice haber sido maltratado no sólo por sus gobernados, sino por su propio partido, el PRI. Aunque elementos no faltaban para hasta darle pamba china, el exgobernador considera que no merecía tales humillaciones y, por ello, tiene cuentas que arreglar con el que fuera líder nacional del tricolor al momento de que se promovió su expulsión del partido, Enrique Ochoa Reza.

Enrique Ochoa Reza
Foto: cdnoticias.com.mx

Para los fans de videos de peleas callejeras en YouTube, Sandoval prevé que el tirito que se aviente con Clavillazo Reza será a puño limpio, “sin partidos y de hombre a hombre”, advirtió el exgobernador de Nayarit… “porque tengo mucho que decirle”… ¿qué decirle? Buhhhhh, las entradas.

Pues bueno, aunque continúa con un proceso en contra por toda la lana que desapareció durante su administración en Nayarit y tiene que dar muchas explicaciones por la deuda que dejó en la entidad (8 mil millones de pesos, reconocidos por él mismo), Sandoval pide que se le deje disfrutar de lo robado… digo, de su retiro de la política. “Yo ya no soy político, ya déjenme en paz, yo no quiero regresar a la política, sigo trabajando todos los días, somos gente de bien”.

Roberto Sandoval, gobernador de Nayarit
Foto: Facebook

Según Sandoval, hasta el momento no se le ha comprobado nada en los 20 meses que lleva la investigación en su contra y, por ello, él tiene la tranquilidad de que no pisará la cárcel. ¿Entonces por qué se dio a la fuga justo cuando más duras estaban las acusaciones en su contra? Pues, aunque está documentado que abandonó Nayarit en un vuelo privado, Roberto Sandoval jura que, desde el 19 de septiembre de 2017, cuando abandonó su cargo, ha permanecido en la entidad… nomás que no le gusta aparecer en público y se dedica de tiempo completo a su rancho.

Pues a otra cosa no se puede dedicar. En agosto pasado, los integrantes de la Comisión Especial de Gran Jurado Sección Instructora de Nayarit decidieron inhabilitar por 12 años 10 meses y 15 días a Roberto Sandoval. Durante todo este tiempo, el exgobernador no podrá desempeñar cualquier cargo, empleo, chamba o mandado relacionado con el servicio público. ¿Y pa’ cuándo lo entamban? Ohhh, que lo dejen en paz… además, sumándole a su chillona petición de ya no ser molestado, Sandoval aseguró que él y toda su gente apoyaron a Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial… a ver si esta declaración llega a los oídos del mandatario electo y también lo clasifica como “chivo expiatorio”.

Comentarios