Metric: ‘Art of Doubt’ y la capacidad de crear música, no contenido

En la era digital se produce contenido, millones de productos entran a un catálogo para ser puestos en venta aunque estos, irónicamente, no se “vendan”. En este nuevo proceso de consumo parece no haber dinero de por medio, pero en realidad, lo es y es la base con la cual se produce y crean esos contenidos. Es decir, la mayoría de las páginas o cuentas de redes sociales, no les cuestan a los usuarios, pero en realidad, una entrada, un clic y un tiempo de permanencia, se traducen en dinero, mucho dinero.

Teniendo esto en mente, actualmente bandas y músicos (no todos, que quede claro), crean contenidos, no canciones ni discos. La diferencia entre una y otra a pesar de ser en su primer significado lo mismo, es la esencia de cada una: el contenido está hecho para venderse sin importar la calidad y el valor emocional, sólo su venta, mientras las obras se hacen con el fin de transmitir algo mucho más grande. Un buen ejemplo de este segundo, es el nuevo disco de Metric, Art of Doubt. Tuvieron que pasar tres años para que la banda, liderada por Emily Haines, regresara al estudio a producir un disco que valía la pena hacer y con historias que contar.

En una entrevista con Metric publicada en The Globe and Mail, Metric reveló que este disco se hizo bajo el principio de crear música. Quizá esta deba ser la base: crear música por el placer y necesidad anímica de hacerlo, no por vender; sin embargo, y como mencionamos al principio, la era digital ha cambiado muchas cosas menos a Metric. ¿Cuál es la ventaja de esta banda canadiense frente a los demás? Entienden el antes y el después, nacieron a finales del siglo XX, se desarrollaron a principios de milenio cuando la tecnología y el internet no cubría el mayor porcentaje de nuestras vidas. Pero también han crecido comercialmente en la nueva era y han aprendido de esto.

La prueba se encuentra, nuevamente, en cada una de las 12 canciones de Art of Doubt, un álbum que regresa a sus primeras raíces, a aquellos sonidos de Old World Underground, Where Are You Now? de 2003 en canciones como “Combat Baby” y “Dead Disco” y también de su segunda entrega con Live Out dos años después abanderados por la canción que dio nombre al álbum y “Monster Hospital”.

Metric liberó el nuevo video de su punk-single ‘Dark Saturday’
Imagen de ‘Dark Saturday’, primer sencillo de ‘Art of Doubt’.

Esto es en cuanto a la esencia del disco. Metric se fue por buen camino e hizo música cuando debía. Pero, ¿qué hay de la música? Sin duda, Art of Doubt supera a Pagans in Vegans de 2015. Las guitarras en este nuevo disco son los protagonistas principales y la voz de Emily, para bien o para mal, nos lleva a los noventas y nos recuerda otras grandes bandas llevadas por mujeres como los Yeah Yeah Yeahs con Karen O (si no nos creen, escuchen nuevamente “Dark Saturday”, la canción que abre el disco).

La mayoría de sus canciones son divertidas, eso es un hecho. “Love You Back” es una canción de fiesta que pone a cualquiera a cantar y moverse; sin embargo, se queda plana en comparación con otras mejor pensadas y más profundas como “Dressed to Suppress” y “Anticipate” que hablan de sentirse perdido y las oportunidades de amor mientras se explora el sintetizador. Hay grandes canciones en Art of Doubt si las analizamos poco a poco y cada uno de los puntos que la componen; sin embargo, en su totalidad, el disco no guarda el mismo estilo y rompe con la intención de la canción pasada. Los fanáticos más aguerridos de Metric encontrarán en este séptimo disco de estudio todo lo que estaban esperando: ritmo, guitarras y esa voz irreconocible de Haines, pues no hay nada nuevo a pesar de presentación del sintetizador como uno de los sonidos principales.

Pero también podría suceder lo mismo que con Arctic Monkeys y el disco Tranquility Base Hotel & Casino: es de gran calidad, demuestra que la banda se encuentra en un mismo punto… pero no es para todos los fanáticos.

Comentarios