FIFA analiza el uso de algoritmo para controlar el precio de los futbolistas

Durante el marcado de traspasos del verano, el Real Madrid pagó 35 millones de euros por Thiabuat Courtois, el mejor portero del Mundial de Rusia. En el mismo mercado, Chelsea fichó al arquero del Athletic de Bilbao, Kepa Arrizabalaga, por 80 millones, pese a que no ha jugado ningún Mundial. La diferencia entre el precio entre uno y otro son 45 millones de euros.

Este tipo de contrastes se han registrado en otros años, como por ejemplo los más de 100 millones de euros que pagó el Barcelona por Neymar cuando éste aún jugaba en el futbol de Brasil y luego el PSG pagó 220 millones, mientras que en este verano la Juventus pagó 100 millones por el cinco veces ganador del Balón de Oro, Cristiano Ronaldo.

Getty Images

Ante este tipo de diferencias, la FIFA ha mostrado preocupación, pues los equipos suelen pagar el doble o el triple del valor real de un jugador, por lo que trabaja en un algoritmo para determinar el precio real de un futbolista.

De acuerdo con información de El País, el organismo trabaja en este aspecto con el suizo Raffaele Poli, quien dirige el Observatorio de Futbol del Centro Internacional de Estudios del Deporte y desde 2010 ha analizado los traspasos de los mercados de verano e invierno para la creación del algoritmo, con el que ha analizado cerca de cinco mil traspasos y llegó a la conclusión de que se paga 75% ciento más del valor justo.

Este algortimo se actualiza en muchos casos semana a semana y toma en cuenta el rendimiento del jugador, entre ellos los goles, pases, fintas, el resultado de su equipo o selección, edad, posición, la liga en la que compiten, así como la duración del contrato.

“Pensábamos que estábamos ante un sector económico no racional, así que nos sorprendió mucho encontrar una buena correlación”, explicó Poli, quien fue rechazado con su proyecto por Joseph Blatter, el entonces presidente de la FIFA, pero ahora trabaja de lleno con Gianni Infantino, el actual jerarca del organismo.

Uno de los objetivos de este algoritmo es crear transparencia en el futbol. “Si mueves varios miles de millones de dólares en uno o dos meses, debes asegurarte de que todo sucede limpiamente”.

Poli explicó que si un jugador vale 100 millones de acuerdo con el algoritmo y un equipo paga 150 millones, el excedente irá al Fondo de Solidaridad, del cual se beneficiaría el club que formó al jugador. “Si parece que vale 100 y un club paga 150, puede hacerlo, pero pagaría una compensación por esos 50 que iría destinada a los clubes de formación”.

El proyecto del algoritmo forma parte de último informe de la FIFA, por lo que será analizado en los próximos años para determinar su implementación.

Comentarios