LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido

Si hay un festival que hasta ahora nos ha sorprendido, ese es Life is Beautiful. La sorpresa, más allá de las bandas, es porque es un festival en el corazón de Las Vegas, que está alejado de todo el lujo y lo abrumador que es The Strip. En Downtown, con un mes de anticipación los organizadores del festival se coordinan con los artistas que intervendrán las calles con murales o instalaciones para que una vez que llegue el día de festival, todo quedé a la perfección. También está el hecho de que a pesar de que en los últimos años ha ido adquiriendo gran fama, no es un evento que esté atiborrado de gente. Aquí hay espacio para que te muevas, para que incluso llegues hasta delante del escenario y puedas ver a tu banda o artista favorito. Para que puedas bailar, moverte y meterte sin que nadie diga o haga algo. Todo es pacífico y el propósito principal de este evento es que te la pases bien y disfrutes de buena música. Que disfrutes incluso si alguien como The Weeknd termina su show 25 minutos antes de lo que el programa establecía.

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful

Y es que el día estuvo bastante ajetreado. Desde las 2:00 de la tarde (tiempo Las Vegas), poco a poco todos se comenzaron a dar cita en Freemont Street, un lugar en el cual puedes disfrutar de buenos restaurantes, atracciones y compras turísticas. Ya cuando llegas a las vallas, entonces te revisan, pasas tu pulsera y listo, estás dentro para disfrutar de LIB. Allí puedes pasear entre las calles ya que al final de cuentas el festival se lleva a cabo en una ciudad. Entonces caminas, circulas, ves las intervenciones de los artistas, disfrutas de ese street art, vas por un trago, sigues caminando bajo el rayo de sol apabullante, pero de fondo, comienza a sonar la música. En total hay seis escenarios, de los cuales tres resultan ser los principales y los otros tiendas, por así decirlo, para escuchar de una manera un poco más privada a las bandas y artistas que se presentan allí. ¿Recuerdas esa carpa del Corona Capital donde en su mayoría suenan bandas de synth pop, electropop, EMB, EDM, etc.? Pues en Life is Beautiful es bastante similar.

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: ALIVE Coverage for Life is Beautiful

Ahora que ya sabes un poco más de este concepto  acá te enlistamos los shows que vimos y te explicamos qué onda con The Weeknd y con Ben Gibbard, vocalista de Death Cab For Cutie.

Poolside

Esta fue una de las primeras bandas en tocar en el festival y, aunque no había mucha gente todavía, los que estaban allí, bajo ese calor desértico se movieron de un lado a otro. Especialmente cuando la dupla hizo un cover a una de las canciones más famosas de Neil Young, “Harvest Moon”, y con la cual se han dado a conocer. A partir de entonces la gente comenzó, de una manera muy tranquila, a disfrutar del evento, a moverse para ubicar los escenarios y sobre todo, a seguir bebiendo.

También tocaron “Which Way To Paradise”, “Feel Alright” y varios cortes de Heat, su disco más reciente y con el cual adornaron la parte trasera del escenario, y Pacific Standar Time (2012), el cual incluye el cover a Neil Young. Al terminar se pasearon por el festival para ver a las demás bandas y para firmar algunos discos en la 11th Street Records, una tienda de vinilos que también sirve como estudio de grabación.

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful
LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful

Two Feet

Zachary William, mejor conocido como Two Feet, fue uno de los actos que más prendió en la tarde del primer día de Life is Beautiful pues, a pesar de que su música es tranquila, sus fans lo único que querían era una buena tarde de baile, relajados, tirados en el pasto. Así como Poolside, Zac hizo también un cover a ni más ni menos que Bill Withers, y a una de sus canciones más famosas, “Ain’t No Sunshine”. La gente se relajó con el calor del sol, casi en el atardecer, para dar inicio a una noche bastante prendida en la cual no dejaría de bailar ni de moverse de un escenario a otro.

Otra de las canciones que también tocó fue “I Feel Like I’m Drowning”, una de las más coreadas, por cierto, “Love is a Bitch” y “Quick Musical Doodles”. Si todavía no lo ubicas, es un buen momento de que vayas dándole una escuchada, pues como acto abridor o mejor dicho, para poner una pausa en medio de la euforia, resulta perfecto. También está el factor baile, ya que con él no habrán pasos enérgicos sino algo mucho más sensual y relajado. Algo para disfrutar entre amigos o con tu pareja.

Chvrches

Tal como ya lo habíamos dicho, uno de los actos más esperados y donde la mayoría de los asistentes a LIB se reunió, fue en Chvrches. Con un set que abarcó canciones como “Get Out”, “We Sink”, “Miracle” y demás, la banda prácticamente tocó una canción tras otra. Sin embargo, cuando hubo una pausa, Lauren Mayberry aprovechó para saludar a todos, agradecer por estar ahí y también para decir algunas anécdotas. También aprovechó para tirarle duro a Trump, quien un día antes había visitado Las Vegas para su rally de campaña. Incluso le dedicó una canción, la cual se desprende de su más reciente disco, Love is Dead.

Chvrches, su discurso contra Trump y su amor por Britney Spears en LIB 2018
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful

The Presets

Esta dupla australiana primero dio un DJ set en una de las carpas de LIB. Pero a la hora de presentarse en el Freemont Stage, que igualmente es una carpa, lo hicieron para dejar extasiados a todos. Comencemos con el hecho de que este escenario es, como ya lo habíamos dicho, a la carpa que usualmente vemos en el Corona Capital, pero con la diferencia de que en el techo hay más pantallas que reflejan lo que aparece en la del escenario principal. También hay estrobos que golpetean los ojos para dar una sensación de que te encuentras en una bodega abandonada disfrutando de un rave. La gente suda, baila, se concentra en lo que ocurre ante sus ojos y todo gira en torno a la música y a qué tan prendido esté el show. The Presets hizo lo suyo, eligió muy bien su setlist pues, más allá de tocar canciones de su disco más reciente, Hi Viz, fue combinando las canciones para hacer parecer que se trataba de una larga canción, una improvisación. Las rolas no fueron tranquilas ni melosas -algunas de su último disco digamos que lo son-, sino pesadas, mucho techno y synth pop que adquirió todavía más fuerza con la voz de Julian Hamilton. 

Una canción tras otra, enlazadas con algunos movimientos de sintetizador y cajas de ritmo, las perillas giraban, las pantallas mostraban imágenes psicodélicas, los estrobos no paraban y así, todos levantaban las manos para traer de vuelta esa fiesta que comenzó en Europa en los 90 pero que poco a poco fue perdiendo presencia debido a la prohibición del gobierno.

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: ALIVE Coverage for Life is Beautiful

Justice

Sabemos que esta dupla francesa ha visitado constantemente México. Digamos que ya prácticamente han hecho a nuestro país su segunda casa. Sin embargo, es importante mencionar que su actuación en Life is Beautiful estuvo IMPRESIONANTE. Y es que no solo porque sus canciones ya son buenas de por sí, sino por toda la producción que traen detrás. En México probablemente hayamos visto algunos páneles de luces moverse, pero en la sexta edición de LIB, esto fue todavía más allá con constantes juegos de luces, los movimientos de las bocinas, toda una organización y sonido que reventaba los oídos, pero de una muy buena manera. En esta ocasión no tuvieron fallas técnicas, su setlist no fue flojo. Justice supo cómo y en qué momento mover las piezas justas para poner a bailar a todos los presentes. Para atraer a nuevas personas y para sorprender.

Con rolas como “Genesis” -que de hecho fue con la que abrieron su set-, “D.A.N.C.E”, “Phantom” y “Safe and Sound”, atascaron de tonalidades oscuras, pesadas pero al mismo tiempo bailables su listado. Es más, los franceses quedaron tan satisfechos con su show que al final de éste, bajaron del escenario para saludar a sus fans. 

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful
LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful

Death Cab For Cutie

Una de las primeras bandas encargada de cerrar la noche fue Death Cab, la cual está liderada por Ben Gibbard y en noviembre se presentará en el Corona Capital 2018. Si bien muchos pensaban que por tratarse de canciones depresivas que probablemente conocieron gracias a Seth Cohen y The OC, su concepto en vivo es completamente distinto. Una verdadera sorpresa. Y es que no nos cansaremos de decir que la fidelidad de sonido y calidad de audio fue impresionante a lo largo de todo el primer día. Ningún escenario sonaba mal, pero al menos en este, donde Death Cab se instaló, sí resultó tener problemas técnicos incluso cuando hubo 40 minutos para dejar todo listo.

El problema no se notó en un principio. Ben y compañía tocaron cortes de su disco más reciente, Thank You For Today, y algunas ya conocidas como “I Will Follow You Into The Dark” -que ahí Ben estuvo solo sobre el escenario con su guitarra acústica-. Sin embargo, a la hora de tocar “I Will Possess Your Heart” y ese piano que se escucha a lo largo de la canción, Gibbard comenzó a enojarse pues el instrumento, según Ben, no se escuchaba nada bien. Por más que volteaba a ver a los técnicos del festival, éstos, aparentemente, no le hacían caso. Ahí fue cuando Ben acomodó el micrófono, comenzó a cantar pero su cara era evidentemente de molestia y frustración.

Al ver que nada funcionaba y que nadie le hacía caso, simplemente tomó el micrófono de una forma muy violenta y comenzó a cantar y a pasearse de un lado al otro del escenario. Una vez que la canción terminó, se disculpó con la audiencia diciendo “Bueno, aquí tienen una versión alterna para el internet. Esto pudo haber salido mucho mejor. Lo siento, chicos”. Después comenzó a tocar “Autumn Love” que ahora requería de guitarra pero, como ésta no se escuchaba bien, Ben paró todo, se volvió a disculpar y pidió que le cambiaran de guitarra para reiniciar. Su enfado era muy evidente, y cuando terminó la rola fue cuando apareció un asistente técnico, arregló el problema y Gibbard tomó el micrófono para decir “Gracias, ahora sí todo funciona jodidamente bien. Ahora sí daremos un set decente, perdonen por haberles ofrecido algo mediocre”. 

El set de Death Cab fue muy bueno pues, en esos 45 minutos demostraron que son una banda que a pesar de que se les esté cayendo la canción pueden continuar como sin nada, pueden ejecutar sus instrumentos a la perfección. Se coordinan, conocen y saben cómo hacer que una canción suene impresionante. Si pensabas que su set estaría de flojera, con toda certeza te lo podemos recomendar para el CC. Ahora bien, en cuanto a la reacción de la gente únicamente fue aplaudir, disfrutar de la noche sin importarle los problemas que no se percibían a simple escucha, pero que a Ben lo molestaron sobremanera. ¿Te imaginas cómo se pondrá si algo así ocurre en el Corona Capital? 

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: ALIVE Coverage for Life is Beautiful

The Weeknd

Finalmente llegamos a The Weeknd, uno de los actos más esperados para el final del primer día de Life is Beautiful que comenzaba 11.30 y terminaba a la 1.00 de la mañana, pero que por alguna extraña razón, en vez de ser de hora y media, terminó siendo únicamente una hora de show. El escenario principal de LIB estaba a reventar y, mientras algunos artistas tocaron de 9 a 12 rolas, The Weeknd únicamente tocó siete. SIETE canciones. Aquí, a diferencia de Death Cab, no hubo problemas de sonido o técnicos. Todo estuvo perfectamente bien arreglado para que Abel pusiera a bailar a todos, para que los hiciera gritar. Sin embargo, con todo y la energía y disposición de todos y todo, él se limitó a tocar “Pray For Me”, “Starboy”, “Party Monster”, “Sidewalks”, “The Morning” -que fue unida con “Wicked Games”-, “Secrets” -igualmente mezclada con “Can’t Feel My Face” y “Feel It Coming”.

A pesar de que él salió del escenario, muchos se quedaron esperando a ver si es que The Weeknd volvía a salir, pero luego de 10 minutos y muy a su pesar, confirmaron de que esto no sería así. Sacados de onda, sin ninguna explicación aparente, los fans siguieron su camino y fueron desalojando poco a poco el festival con conversaciones como “Fue corto, no sé por qué terminó pero estuvo bastante bien. Fue agradable”. 

Ojalá esto no suceda en su primera vez en la Ciudad de México pero sobre todo, que si sucede, ojalá así reaccionaran los fans mexicanos.

LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful
LIB Día 1: The Weeknd termina antes su show y Ben Gibbard casi golpea a los de sonido
Foto: FilmMagic for Life is Beautiful
Comentarios