Gobierno de Maduro involucra a diplomáticos de México en atentado; SRE responde

Que las acusaciones del gobierno de Venezuela involucraran a Colombia en el atentado que sufrió Nicolás Maduro no son novedad. Pero, según el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, en el plan para mandar a cafetear al doble de Javier Alatorre también estuvieron inmiscuidos funcionarios de las embajadas de México y Chile.

Bueno, no propiamente en el atentado… pero sí en la fallida fuga de uno de los presuntos responsables de querer darle chicharrón a Maduro con la explosión de drones. Como sea, el gobierno de la República Bolivariana exige una satisfacción y ya advirtió que “no hay inmunidad diplomática en el caso de encubrimiento de terroristas”, así que – para empezar, exige que los gobiernos de México, Chile y Colombia aclaren la situación.

Estas acusaciones se dan luego de la captura de Henryberth Rivas Vivas, Morfeo, y otras dos personas involucradas en la explosión de dos drones registrada en agosto pasado, mientras Nicolás Maduro presidía un desfile militar. Con unos buenos tehuacanazos, el buen Morfeo confesó que, tras el fallido atentado, quiso pelarse de Venezuela… sin embargo, evidenciando que eso de lo criminal no es lo suyo, nuevamente falló, pese a haber contado con ayuda de personal diplomático.

Según Rivas Vivas, recibió instrucciones de contactar a un funcionario de la embajada chilena, quien lo ayudaría a llegar a tierras colombianas. En el imaginario traslado habría apoyo de gente de las sedes diplomáticas de México y Colombia.

Atentado contra Nicolás Maduro
Foto: @madeleintlSUR

Hasta el momento hay 28 detenidos por el fallido atentado. Sin embargo, aún las autoridades venezolanas están a la espera de que de Colombia sean extraditados los supuestos autores intelectuales del intento de magnicidio. Uno de ellos, el expresidente del Parlamento venezolano, Julio Borges. “Cumplan con las leyes y tratados internacionales en materia de terrorismo“, exigió el ministro de Comunicación e Información al gobierno de Colombia… y de paso, a Estados Unidos, de quien espera que le eche la mano.

En fin… luego de estas serias acusaciones, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió un comunicado en el que niega categóricamente las “infundadas acusaciones respecto a una supuesta participación de nuestro personal diplomático en Caracas en el presunto atentado contra el Presidente Nicolás Maduro”.

Sin adelantar si nomás se pondrán dignos o presionarán para que el gobierno venezolano se retracte de las acusaciones, la cancillería aseguró que siempre actúa con pleno respeto al derecho internacional y conforme a los principios de política exterior definidos en el artículo 89, fracción X de la Constitución… eso sí, le seguirá picando (diplomáticamente, claro) para que haya una solución pacífica en la crisis social y económica que atraviesa ese país. Y sólo hasta ahí.

En el caso de Chile, también se deslindaron de las acusaciones… sólo que en un tono no tan amistoso: calificando de “calumniosas insinuaciones” y “amenazas” lo dicho por Jorge Rodríguez. “Chile es un país amante de la paz, de la democracia, la libertad y respeta el derecho internacional. El gobierno venezolano carece de integridad moral para levantar calumnias en contra de Chile”… ¡mole Doña María!

Comentarios