Mientras Tanto

Este muchacho no tenía ni para imprimir y dejó su CV hecho a mano

Ya lo dicen esas sabias frases de abuelita: querer es poder. Y para prueba de ello, hoy te contaremos la historia de un muchacho argentino, quien ha conmovido a las redes sociales debido a sus inmensas ganas de trabajar. Nada de ‘ahorita voy’, nada de ‘alratito lo hago’, nada de ‘bueno… ahí pa’ la otra’. Demostró que querer es poder y le dio una lección de vida a más de uno.

La historia es así. Un chico argentino de 21 años salió a buscar empleo, y como sabemos, cuando uno va a buscar trabajo, generalmente debe llevar su CV impreso junto con documentos que avalen su experiencia y competencias, pero este buen samaritano no tenía dinero ni para imprimir sus papeles.

Hola, ¿cómo estás ? Te molesto un segundo para hacerte una consulta, ¿están tomando gente? Porque yo estoy buscando trabajo“, dijo el chico argentino una vez que llegó a unas oficinas para pedir trabajo de la manera más propia y paciente, esperando su turno. “Buen día. Por el momento no, pero puedess dejarme tu CV si quieres“, le contestó Eugenia, la chica que lo recibió, a lo que el muchacho de 21 años, contestó: “Lo qué pasa es que no tengo ni para imprimir“.

Acto siguiente, Eugenia se sensibilizó y entendió de tal manera la situación del chico, que no dudó en ayudarlo en ese momento, así que le ofreció un papel para que dejara sus datos, pero él no los necesitó, ya que llevaba su propio cuadernito. ¡Eso chingao! Tomó asiento y se dispuso a escribir a puño letra –por cierto, una letra bastante elegante– su CV.  “Lo veía sentadito y se me partía el alma“, dijo Eugenia.

El chico se fue, pero la recepcionista le contó rápidamente a su jefe las razones por las cuales debían contratarlo, así que marcaron sus datos para Navidad, justo cuando las ventas se ponen pesadas.

En historias como estas, es cuando se demuestra que cuando uno tiene ganas de trabajar, se nota, y cuando no tiene ganas, se nota más. Ahora necesitará más dinero para pasajes porque seguramente le van a llover ofertas de trabajo. ¡Enhorabuena!

Comparte esta historia con tu amigo el huevón. Jejeje.

Comentarios