“No creo que la CDMX sea tan insegura para las mujeres”, dice titular de la SSP local

El hallazgo del cuerpo sin vida de una chica en Iztapalapa sólo es un ejemplo de la inseguridad en la que viven las mujeres en la CDMX. Sin embargo, para el jefe de la policía, Raymundo Collins, la situación ni es para tanto. Total, una muerte “no demuestra que la ciudad sea insegura para las mujeres”.

Las cifras que manejaron hace unos meses las procuradurías de todas las entidades de la República colocaban a la CDMX como una de las seis en que más casos de mujeres desaparecidas se reportan, pero para el buen Raymundo Collins la situación no es para tanto. Sí, además de ser desaparecidas, las mujeres son víctimas de otros delitos, como acoso, robo, violación, asesinatos y un largo etcétera… pero, aún así, el jefe de seguridad capitalino se atreve a asegurar lo siguiente:

“Yo no creo que la Ciudad sea tan insegura para las mujeres, porque aquí viven millones y millones de mujeres… La gente que quiera ser sensacionalista que vea el tamaño de esta Ciudad y los millones de mujeres que viven aquí”.

 

Claro… ya que hay millones de mujeres en la CDMX, pues es normal que haya miles de casos de delitos en su contra… ¿sí?, ¿así es la lógica de los números? Pues parece que para Collins sí. Pero bueno, en lo que respecta al caso de la chica hallada ayer en Iztapalapa, el funcionario aclaró que no es bronca de la dependencia que representa clasificar el caso como feminicidio: eso es onda de la Procuraduría General de Justicia local (PGJ). Y aunque así fuera (y ya es, el caso ya se investiga bajo esa clasificación), “una sola muerta es grave, pero no es como para las dimensiones en las que quieres poner de que todas las mujeres de la Ciudad están en peligro”, reprochó Collins ante los señalamientos de la prensa.

Al hallazgo de la mujer de aproximadamente 30 años en Iztapalapa se sumó la muerte de una de 45 años, la cual fue ejecutada durante el robo del bar “La Odisea”, ubicado en la delegación Coyoacán. Según los testigos, la señora se negó a tirarse al piso – como lo exigía uno de los asaltantes – y esa fue razón suficiente para recibir un impacto de bala en la espalda. Los responsables lograron huir.

Comentarios