‘Suspiria’ ya tiene buenas críticas pero, ¿y el soundtrack de Thom Yorke?

Hacer una nueva adaptación de lo que se puede considerar como una película de culto no es fácil. Tampoco lo es el pasar de relatar una historia de amor de verano en una calurosa Italia a generar horror en las instalaciones de una escuela de baile en Alemania. Sin embargo, las habilidades de un director radican no solo especializarse en un género, sino en saber adaptar las historias con el uso de ciertos elementos. En el libro “El cine según Hitchcock”, de François Truffaut, él menciona cómo es que Alfred va utilizando la narración, movimiento de cámara, encuadres, escenarios, actuaciones y diálogos para convertir una historia común en algo sumamente agobiante y de suspenso. Luca Guadagnino hizo esto y más en Suspiria, su nueva producción cinematográfica que cuenta con las actuaciones de Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz y Dakota Johnson, y está inspirada en la obra homónima de Dario Argento de 1977 que, además del suspenso, también mezcla el horror y algunos elementos del cine gore. 

De la parte musical se encargó Thom Yorke, quien a diferencia de su compañero de Radiohead, Jonny Greenwood, por primera vez trabaja en el score de una cinta que para fortuna nuestra, ya tuvimos la oportunidad de escuchar detenidamente y emprender un viaje a través de cada sonido, cada tono de voz, cada composición.

Pero antes de que mencionemos algunos puntos, es importante dar un poco de contexto. Y es que en la versión de vinilo, la banda sonora está dividida en cuatro partes. La última de éstas, es música incidental. En el formato CD, son dos divisiones que quedan así:

Disco Uno

1. “A Storm That Took Everything”
2. “The Hooks”
3. “Suspirium”
4. “Belongings Thrown in a River”
5. “Has Ended”
6. “Klemperer Walks”
7. “Open Again”
8. “Sabbath Incantation”
9. “The Inevitable Pull”
10. “Olga’s Destruction” (Volk tape)
11. “The conjuring of Anke”
12. “A light green”
13. “Unmade”
14. “The Jumps”

Disco Dos

1. “Volk
2. “The Universe is Indifferent”
3. “The Balance of Things”
4. “A Soft Hand Across your Face”
5. “Suspirium Finale”
6. “A Choir of One”
7. “Synthesizer Speaks”
8. “The Room of Compartments”
9. “An Audition”
10. “Voiceless Terror”
11. “The Epilogue”

Ahora pasemos a los puntos que notamos a lo largo del score que estará disponible a partir del 26 de octubre, mientras que la cinta se estrenará el 2 de noviembre. 

Colaboraciones y referencias musicales

Yorke grabó y produjo el soundtrack de Suspira con Sam Petts-Davies, pero también echó mano de la Orquesta Contemporánea y Coro de Londres. También colaboró con Pasha Mansurov para la flauta y su hijo, Noah Yorke —a quien también le dedicó Amnesiac, de Radiohead- se encarga de la batería en “Has Ended” y “Volk”.

Este soundtrack representa un gran reto para Yorke pues, anteriormente, para el filme de Dario Argento, la banda italiana de rock, Goblin, fue la encargada de fabricar el score. Su éxito fue tal, que medios especializados en Música como Rolling Stone, enlistaron esta producción en el lugar 35 dentro de los Mejores Soundtracks de Horror. A partir de esto es que el cantautor usó algunas referencias del Berlín de 1977 y la música que había en ese entonces, así como influencias musicales de ese entonces como el Krautrock, cuyos principales exponentes son Kraftwerk, Neu! y Can. “Fue una manera de sumergirme de lleno en un área a la que normalmente no iría sin tener el permiso total”, dijo durante su aparición por el Festival de Cine de Venecia semanas atrás.

“Suspirium”, el preámbulo de todo

Otra cosa que también es importante mencionar es que, desde que escuchamos “Suspirium”, hubo una gran muestra de delicadeza a partir de que se escucha el piano, mismo que es acompañado por la voz de Thom Yorke y que a lo largo del soundtrack lo escucharás en pequeñas partes como si fueran pequeños preámbulos entre un tema y otro. 

Algunas canciones, como “A Storm That Took Everything”, “The Hooks”, “Belongings Thrown in a River” y más, tienen apenas una duración de un minuto, incluso menos, ya que como mencionamos, sirven de interludios entre algunas melodías más prolongadas que se encargan de darle los matices de suspenso, tranquilidad y espera de algo incierto. 

Cuando se estrenó “Suspirium”, Thom aseguró que tuvo que ver varias veces el filme de Dario Argento para comprender las sensaciones y sentimientos para luego darle forma y compaginarlo en la creación de Guadagnino. Tras escuchar detenidamente la banda sonora durante una hora y 20 minutos, podemos decir que Thom lo logró. Logró meter mucho suspenso, incluso mucho miedo gracias al uso de distorsiones de sintetizador con efecto como de suciedad por la mezcla de estos instrumentos con cajas de ritmo, toques desesperados de piano, de suspiros, de respiraciones agitadas (muchas), gritos distantes, violines y percusiones que van de lo pausado a lo rápido.

Improvisación, ¿realmente valió la pena?

Si bien Thom Yorke cumple de manera extraordinaria la travesía de colocar cada pieza del rompecabezas de la historia de Suspiria, al final, con “Synthesizer Speaks”, es como una especie de jammin’ improvisado que como su nombre lo dice, está hecho a base de sintetizador. Este tema conforma una parte del cuarto LP, el de música incidental. Por eso es que cuenta con algunos sonidos ambiente, gritos, efectos de vidrio rompiéndose, pausas que parecen un eterno letargo del que nadie puede escapar. Todo esto, en suma, da la impresión de que estás escuchando varias piezas, cuando en realidad es una con una duración de 15 minutos. Tal vez más, tal vez menos, pero que desemboca en un hilo que ya hemos escuchado antes y que hasta cierto punto, resulta innecesario. 

Thom Yorke cumple y emplea cada detalle para emprender una travesía de la mano de Guadagnino

Para ser el primer score de Thom Yorke resulta ser algo muy bueno. El cantante y compositor, tal como lo hemos visto en Atoms For Peace y como solista, hace que en algunos momentos tengas la sensación de que hay canciones que ya has escuchado antes, algunas podrías incluso decir que se repiten, pero no, cada tema tiene su propia complejidad y composición. Nada está puesto al azar. 

Con todo y el tema de 15 minutos, Thom supo adecuar las necesidades no de Guadagnino mismo, sino de la historia que él quería crear y a la cual quería darle un realce a base de melodías. Yorke vio su visión a partir de la inspiración en el mismo filme que en algún momento Luca retomó para hacer su propia versión -algo que en definitivamente no es nada fácil-. El resultado fue este: una banda sonora que te dará escalofríos pero que al mismo tiempo, te calmará en tiempos de angustia y que en medio del tormento de una escuela embrujada, te dará la fuerza necesaria para seguir adelante.

Comentarios