Conciertos

Un concierto de puros fanáticos hace a The Vaccines la excepción a la regla…

Con la llegada del Internet al mundo y su posterior dominio, también llegaron cambios culturales para las personas. Y no sólo estamos hablando de la forma en que las sociedades se comunican y construyen sus relaciones, sino la manera en la que se informan y consumen diversos contenidos. Independientemente de la opinión de cada consumidor –si está bien o mal, si nos estamos alejando o acercando, si nos hemos olvidado de la esencia de las cosas para sólo reconocer algo más superficial–, la realidad es que no tenemos escapatoria. Nos aislamos y perdemos de vista cada una de las innovaciones, o le entramos y aprendemos a disfrutar de las cosas.

Con esto, hacemos referencia a la forma en que ahora consumimos la música. Antes, los descubrimientos se daban de boca en boca, con la recomendación de un amigo que descubrió una nueva banda en una tienda de vinilos. Después, la cosa cambió con la inmersión total de la televisión en los hogares y la llegada de canales de promoción musical como MTV. Ahora, cada quien alimenta su biblioteca musical en los tiempos de ocio y a través de las recomendaciones que las plataformas nos regalan. En pocas palabras, con la era digital cubriendo cada aspecto de nuestras vidas, ya nada puede ser desconocido…

Lo que nos lleva de forma directa a la forma en la que experimentamos un concierto. Antes, en un recinto grande o pequeño, te identificabas con cualquiera de los presentes gracias a su amor por la banda que se estuviera presentando. Ahora, sin negar las excepciones, los espacios se llenan con gente que está ahí por moda y no por amor, ni siquiera por gusto. ¿Cuáles son las consecuencias? Una experiencia que deja mucho qué desear, y ni siquiera por el desempeño de la banda, sino por el ambiente que en un concierto ayuda a crear la audiencia.

El pero en esta ocasión, y como mencionamos, es que no podemos negar las excepciones… y una de ellas fue el concierto que The Vaccines ofreció la noche del 27 de septiembre en el Pepsi Center WTC. Sí, la banda británica conformada por Justin Young, Freddie Cowan, Árni Árnason y Pete Robertson se entregaron en el escenario con un setlist de poco más de 20 canciones que recorrieron con justicia su historial musical; sin embargo, la noche se la llevaron los espectadores.

Hace unos meses comenzaron a surgir los rumores de que el recinto no se iba a llenar. ¿La razón? Esta representó la segunda vez en el año que The Vaccines venía a México. Entonces, ¿por qué verlos una segunda vez si no traen nada “nuevo” (fuera del Combat Sports salido a finales de marzo)? La respuesta podría variar y depender de diversos factores que incluyen, incluso, el costo de un boleto. Pero esto no aplica para los verdaderos fanáticos de una banda que en cada uno de sus discos, se fortalece tanto en su música como en su letra. Es decir: Cada una de las personas que estuvieron ahí, todas sin excepción, se pasaron lista porque de verdad querían divertirse con la energía que The Vaccines proyecta en un disco y en vivo.

Todo comenzó cuando las luces del escenario se apagaron y se escuchó de fondo “Dancing Queen” de ABBA, canción elegida para dar entrada a The Vaccines, quienes interrumpieron –o rompieron, mejor dicho– la armonía de una banda pop para dar entrada a su energético garage rock con “Nightclub” de su disco más reciente. A partir de ese momento, el ambiente y la felicidad de la gente nunca bajó. Le siguió “Wreckin’ Bar”, “Teenage Icon”, “20/20”, “Dream Lover”, hasta llegar a uno de los momentos más altos para todos: “Out on the Street” seguida de “Your Love Is My Favourite Band” de Combat Sports, un disco que regaló ocho de las 21 canciones de la noche y que a diferencia de los nuevos discos en otras bandas, prendió aún más a la gente… Le siguieron con uno de sus clásicos como “Post Break-Up Sex”, la excepción a la regla le siguió con “Surfing in the Sky”, “Take It Easy”, la breve pero intensa interrupción de “If You Wanna”, “I Can’t Quit” y “Put It on a T-Shirt”… la gente no dejó de cantar y ellos se dieron cuenta: “Esto es algo que no suelo decir… pero creo que los amo”.

Siguiendo la letra de “Your Love Is My Favourite Band” con su “I knew you wouldn’t understand, but your love is my favourite band”, cada uno de los presentes, unidos por el sentimiento de pertenencia potenciado por Young desde el escenario, el público depositó todo lo que tenía en el amor a la música, el cual se convirtió aunque sea por una noche, en The Vaccines.

Por acá les dejamos el setlist de su concierto con una galería:

Nightclub

Wreckin’ Bar (Ra Ra Ra)

Teenage Icon

20/20

Dream Lover

Wetsuit

Out on the Street

Your Love Is My Favourite Band

Post Break-Up Sex

Norgaard

Surfing in the Sky

All My Friends

Take It Easy

Handsome

No Hope

I Always Knew

If You Wanna

I Can’t Quit

Encore:

Put It on a T‐Shirt

A Lack of Understanding

All in White

Comentarios