A 50 años del 68: aún no sabemos el número exacto de muertos

Este martes se cumplen 50 años de la Noche de Tlatelolco. Sí, esa que no se olvida pero de la que poco se sabe. Hace unos días un órgano del Estado mexicano por primera vez reconoció que la masacre de aquel 2 de octubre fue un crimen de Estado. Ya se aceptó oficialmente, pero hay muchas deudas por cumplir. Una de ellas —y de las importantes— es que hasta la fecha no hay siquiera una cifra exacta de cuántas personas murieron. 

Cuatro días después de la masacre, el Consejo Nacional de Huelga (CNH) decía que habían muerto alrededor de 100 personas. “El saldo de la masacre de Tlatelolco aún no acaba”, se leía en el mensaje difundido por la organización estudiantil en el periódico El Día.

Después, la misma CNH diría que había cerca de 150 civiles muertos y 40 militares fallecidos mientras anunciaban que no habría nuevas manifestaciones.

Foto: Fundación UNAM

Apenas horas después de la matanza del 2 de octubre, la oficina de Presidencia —con Gustavo Díaz Ordaz al frente— anunciaba una cifra propia. Según el Poder Ejecutivo había 26 muertos, más de mil detenidos y cerca de 100 heridos.

En ese año, el general Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional, y el general Alfonso Corona, jefe del Departamento del Distrito Federal, se mandaron unas cartas sobre el evento. Años después, serían publicadas en la revista Proceso:

“En cuanto el número de muertos, supe que al general le correspondió ordenar y vigilar que se recogieran los restos de las personas desaparecidas en la Plaza de las Tres Culturas… Exactamente hubo treinta y ocho muertos, de ambos sexos, en la explanada de la Plaza y se halló el cadáver de un niño de 12 años en un departamento del segundo piso del edificio Chihuahua. Además perecieron cuatro soldados del 44° Batallón de Infantería”.

En unos documentos que se hicieron públicos algunos años después, la Embajada de Estados Unidos en México le calculó entre 150 y 200 las personas que fallecieron ese día. 

Los lectores ingleses vieron lo más sangriento de México en la publicación de The Guardian. John Rodda, un reportero que estuvo ese día en la Plaza de las Tres Culturas, escribió para sus lectores que un periodista mexicano le había dicho que había cerca de 500 muertos.

Rodda buscó más información, conversó con oficiales y miembros del CNH para llegar a una nueva cifra aproximada. Según el reportero inglés, ese 2 de octubre hubo 325 muertos. 

El padre de una de las víctimas —el señor Reynoso— decía que mientras buscaba el cadáver de su hijo había contado 121 muertos. La Dirección Federal de Seguridad (DFS) publicó una lista con 32 fallecidos. También hay un documento de la Dirección General de Investigaciones Políticas y Sociales (DGIPS) que dice que había “14 muertos no identificados”

Setenta y ocho muertos, 31 desaparecidos, 186 lesionados y mil 491 detenidos: esos son los números que publica en Proceso la investigadora Susana Zavala.

Una fiscalía creada por Vicente Fox en 2001 aseguró que fueron 68 muertos esa tarde y cerca de 80 en toda la jornada violenta.

Han pasado exactamente 50 años del 2 de octubre de 1968, de la matanza de la Plaza de las Tres Culturas. Ahora, en Tlatelolco hay centros culturales, exposiciones fotográficas, una estela —que además de los muertos reconocidos recuerda que “hay muchos más”—, decenas de personas que siguen de pie y muchas, muchas, cuentas pendientes. Después de todo, de ese día no coinciden ni las cifras de los muertos.

*Foto destacada: AP Photo/Proceso

Comentarios