Ciencia

Por su trabajo en evolución dirigida, Arnold, Smith y Winter ganan el Nobel de Quimica

Por tomar el control de la evolución para el desarrollo de proteínas que resuelven problemas químicos de la humanidad, los científicos Frances H. Arnold, George P. Smith y Gregory P. Winter han sido galardonados con el premio Nobel de Química 2018.

Algo que los científicos mexicanos ven lejos con eso de la suspensión de las becas del Conacyt… digo, esta mañana la Real Academia Sueca de la Ciencia dio a conocer los nombres de los ganadores del Nobel de Química. Así como ocurrió con el premio de Física de este año, los jueces decidieron dividir el galardón: la primera parte es para Arnold por su trabajo en ” la evolución dirigida de enzimas”, mientras que la segunda parte es para Smith y Winter, “por la ‘phage display’ de péptidos y anticuerpos”.

Aunque en la escuela aprendemos que la evolución es un proceso en el cual los organismos se adaptan al medio que los rodea, los galardonados ha podido controlarlo, es decir, modificar la química de los genes… bueno, no sólo sino revolucionar tanto la química como el desarrollo de productos farmacéuticos a través de la llamada “evolución dirigida”.

El trio es reconocido por la forma en que han tomado el control de la evolución para utilizarla en mayor beneficio para la humanidad. “Enzimas desarrolladas a través de la evolución dirigida se utilizan ahora para producir biocombustibles y productos farmacéuticos, entre otras cosas”, explica el comunicado de la Academia Sueca.

En el caso de Frances Arnold, el trabajo que le vale el Nobel de Química es el relacionado con los primeros desarrollos de la evolución dirigida de enzimas , los cuales se han refinado hasta el punto que ahora son usados como forma estándar para el desarrollo de catalizadores: “Las enzimas obtenidas con el método de Arnold son utilizadas para elaborar sustancias químicas en formas más amigables con el medio ambiente, incluyendo fármacos y combustibles renovables para un transporte menos contaminante”.

Por su parte, Smith y Winter ganan el Nobel de Química por – en primera instancia, caso de Smith- el desarrollo de un método conocido como ‘phage display’, en el que un virus que infecta una bacteria puede ser usado para dirigir la evolución de nuevas proteínas.

 

La razón por la que el par comparte su parte del premio es porque Winter usó el método de Smith para dirigir la evolución de anticuerpos, con el fin de producir nuevos fármacos. De acuerdo con la Academia Sueca, el primer medicamento desarrollado con esa técnica, el adalimumab, esutilizado para tratar la artritis reumatoide, la psoriasis y las enfermedades inflamatorias del colon. Desde entonces, ha sido usado para producir anticuerpos que neutralicen toxinas, combatir enfermedades autoinmunes e incluso tratar algunos tipos de cáncer.

Será el viernes cuando le den el Nobel de la Paz a Donald Trump… o no. Después sólo faltará el de Economía y ya. Acuérdense que este año no habrá Nobel de Literatura.

Comentarios