Rusia en la mira por presuntos ciberataques a nivel mundial

Por la mañana les informamos que el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a siete espías del servicio de inteligencia militar ruso (GRU) por un ataque cibernético en contra de agencias antidopaje, es decir, filtraron las pruebas de drogas de atletas olímpicos.


Sin embargo, Estados Unidos no fue el único.

Otros países, como Reino Unido y Holanda, señalaron a Rusia como el autor de ciberataques a nivel mundial, específicamente de tratar de infiltrarse en la matriz informática de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), la cual tiene sede en La Haya y se dedica a investigar ataques químicos en los que Rusia es sospechosa.

Foto: Diario de Navarra

En el caso de Reino Unido, se señala a Rusia como responsable de los ataques en contra del laboratorio militar Porton Down y del Ministerio de Asuntos Exteriores tras el envenenamiento del exespía ruso Serguei Skripal en territorio británico.

Recordemos que poco tiempo después de este hecho, el Ministerio de Asuntos Extreriores de Rusia denunció que el gobierno británico estaba silenciando información sobre su “laboratorio secreto de fabricación de armas químicas” en Porton Down.

Acusaron además que el país estaba ocultando información sobre los ejercicios militares británicos Toxic Dagger, durante los cuales se practicaron métodos de lucha contra la contaminación química y biológica.

Foto: La Voz de Galicia

Ya de paso, Londres también apoyó la teoría de Estados Unidos de que Rusia está detrás de un ataque el año pasado en contra de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), mismo que culminó con la divulgación de los historiales médicos de los atletas. 

El fiscal general adjunto de Estados Unidos para la Seguridad Nacional, John Demers, explicó que entre los objetivos también se encontraba la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA). 

Aquí es en donde entra Holanda 

En colaboración con Reino Unido, las autoridades holandesas explicaron que los atacantes rusos habían colocado un vehículo con equipos de vigilancia electrónica en el estacionamiento de un hotel muy cercano a la sede de la OPAQ para poder acceder a su sistema informático. 

En ese momento dicha organización estaba analizando un presunto uso de armas químicas en Siria y el envenenamiento de Skripal en Inglaterra. Sabemos que Londres acusó a Rusia del envenenamiento.

Comentarios