Las frases de Jair Bolsonaro que causaron polémica en Brasil

Quienes están al tanto de las elecciones presidenciales en Brasil, saben perfectamente que, por distintas razones (incluyendo un apuñalamiento), el candidato Jair Bolsonaro está en el ojo de todos los medios. Recientemente se dio a conocer información de los resultados preliminares en las votaciones, cosa que sorprendió a muchos debido a que el ultraderechista tiene una ventaja considerable y todo indica que podría ganar.

Si tomamos en cuenta que todo lo relacionado con este político está haciendo ruido en México, entonces imaginen como debe sentirse la gente de aquel país. Después de todo, se trata de un hombre que abiertamente ha expresado su visión de la sociedad mediante comentarios misóginos, racistas, homofóbicos e incluso clasistas.

Jair Bolsonaro - Candidato de Brasil
Fotografías de Associated Press

Sólo para que se den una idea de la clase de personaje que podría llegar a la presidencia en Brasil, vamos a compartir algunas de las frases que el candidato ha expuesto a lo largo de los años.

Acerca del control de la natalidad

En 1993, durante una reunión del Congreso, Bolsonaro dijo: “defiendo la pena de muerte y el rígido control de la natalidad, porque veo la violencia y la miseria que cada vez se extiende más por nuestro país. Quien no tiene condiciones de tener hijos, no debe tenerlos”.

Su postura ante la homosexualidad

Comencemos con lo que dijo durante una entrevista realizada en 2002: “Si veo a una pareja gay, no voy a combatir ni a discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle, les voy a pegar”. Una declaración que lo hizo acreedor a una multa por 150 mil reales.

Más tarde, en 2010, el militar sostuvo una charla que tocó varios temas, especialmente cuestiones de género. Cuando se le preguntó acerca de tener un hijo homosexual, él respondió: “Al hijo que empieza a verse así, un poco gay, hay que darle una buena tunda para cambiar su comportamiento, ¿no? Algunas personas que conozco me han dicho ‘qué bueno que me pegaron de niño, mi papá me enseñó a ser hombre’”.

Y por si eso fuera poco, en 2011 tuvo otra entrevista con Playboy, donde dio más opiniones con respecto al tema: “No podría amar a un hijo homosexual. No voy a ser hipócrita. Prefiero que un hijo mío se muera en un accidente a que ande con un bigotón por ahí… para mí, estaría muerto de cualquier forma”.

Sobre la gente pobre en su país

Bolsonaro no sólo siente desprecio por la comunidad gay en general, ya que también tiene una opinión terrible de la gente pobre. En 2013, frente a la Cámara de Diputados, su declaración fue: “El pobre sólo tiene una utilidad en nuestro país: votar. La cédula de elector en la mano es diploma de burro en el bolsillo. Sirve para votar por el gobierno que está ahí. Sólo sirve para eso y nada más”.

Luego continuó: “El gobierno no se empeña en planificación familiar porque cree que cuanto más pobres existan, mejor. Porque esos pobres serán más y más votantes atados a sus programas asistencialistas”.

Su visión de la mujer

Mientras discutía con la diputada del PT, María del Rosario, acerca de la ley contra la violación sexual, Jair Bolsonaro dijo: “Quédate ahí, María del Rosario, quédate. Hace unos días, me llamaste violador en el Salón Verde, y te violaría porque no lo mereces. Quédate ahí para oír”.

Cuando se le pidió una explicación por sus palabras, el candidato sostuvo lo siguiente: “Ella no lo merece, porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría. Yo no soy violador, pero si lo fuera, no la iba a violar porque no lo merece”.

Así que, ahí lo tienen. Este es el sujeto que lleva la ventaja en la jornada electoral de Brasil. Aunque todavía no se ha hecho una declaración oficial, se entiende por qué hay tal descontento por parte de la gente. Tal vez no sea nuestro deber decirlo, pero a nadie le gustaría que esa fuera la mentalidad que representara a toda una nación.

Comentarios