Mundo

Ya salió el peine: China confirma detención de exjefe de la Interpol, acusado por corrupción

Porque a veces la realidad supera la ficción: tras el reporte de la desaparición de Meng Hongwei, quien era jefe de la Interpol —Organización Internacional de Policía Criminal—, China salió a confirmar que el expresidente de esta organización se encuentra en su territorio, acusado de haber aceptado sobornos y por la violación de la legislación estatal.

La noticia ha sido un verdadero golpe para la Interpol. ¿La razón? Ante las acusaciones y como consecuencia, la Interpol recibió la renuncia,con efecto inmediato, de Hongwei como jefe de la organización —por lo que, de última hora, se elegirá nuevo jefe, en una reunión programada para noviembre, en Dubái—.

En cuanto a China, mediante un comunicado, la Comisión Nacional de Supervisión —encargada de vigilar las acciones de los funcionarios públicos— dio a conocer la retención del exjefe de la Interpol y, por lo pronto, se sabe que podrá ser retenido hasta seis meses: en un lugar secreto y sin contacto con ninguna institución o asociación, bajo la figura del liuzhi.

'Se busca': Policía francesa abre investigación para encontrar al jefe de la Interpol
Foto: AP

Mientras, el gobierno de China ha respaldado el informe de la Comisión y hasta el Partido Comunista ha apoyado de manera tajante “la lucha contra la corrupción”, mediante la dirección del presidente Xi Jinping. Es decir, el aparato político chino cerró filas para abordar el caso de este Meng.

Todo bajo la orden: “Cualquier persona que viole la ley debe ser severamente castigada“, sin importar los cargos o figuras, en esta ocasión le tocó a Hongwei —quien llegó a presidir la Interpol en noviembre de 2016, también fue viceministro de Seguridad Pública, vicepresidente de la Comisión Nacional de Control de Narcóticos y director de la Oficina Nacional Contra el Terrorismo, en China—.

Vale recordar que su esposa, Grace Meng, denunció ante la Policía de Francia la desaparición de Meng, al desconocer su paradero, después de que Meng realizó  n viaje al país asiático sin reportar su estado. Tras la noticia, y la movilización de las autoridades así como la Interpol, China tuvo que confirmar que se trataba de una retención basada en acusaciones por corrupción.

Por lo pronto, a la familia de Meng el gobierno francés le proporcionó protección mientras se mantienen a la expectativa del proceso que se llevará a cabo en China —en donde el mandatario hegemónico Xi Jinping ha realizado una dura campaña en contra de la corrupción y en esta se ha llevado a más de un millón de funcionarios, además de sus “posibles” adversarios políticos—. Así que el asunto está más complejo que un guion de cine.

Comentarios