¡Ámonos! Barreiro pierde la nave industrial pero libra los cargos por lavado

¿Se acuerdan de la nave industrial? La que embarró la candidatura de Ricardo Anaya y de paso, sacó al empresario Manuel Barreiro a la luz pública. Esa misma nave ya está en posesión de las autoridades y Barreiro renunció a cualquier intento por recuperarla. Pero no se sientan tristes por el empresario, porque al decir que no la quería de regreso, la PGR cerró el caso por lavado de dinero que le tenían preparado.
De acuerdo a informes del Gobierno federal recuperados por Reforma, Barreiro firmó con la PGR un acuerdo en el que se compromete a no iniciar ninguna acción legal para recuperar la nave industrial.En ese mismo acuerdo, también firmó un testimonio diciendo que alguien le ha había pedido que le “recomprara” a Anaya el mismo inmueble. 

Si nunca se enteraron, no se acuerdan o apenas llegó el 2 de julio borraron el cassette de cualquier candidato que no ganó, acá te recordamos un poco la historia de esa nave industrial.
El 19 de mayo de 2014 —de acuerdo a las declaraciones que tiene la PGR—, la empresa de Barreiro le vendió el terreno en Querétaro a una empresa de la que Anaya es accionista. En 2016, la empresa de Anaya vendió en 54 millones de pesos el mismo terreno, pero ya con la nave industrial construida.
La empresa que le compró a Anaya el terreno y la nava industrial se llama Manhattan Master Plan Development y —fuera del nombre medio fresón— tuvo que recibir financiamiento para completar la operación. La cosa es que el financiamiento lo puso Manuel Barreiro.

El 20 de abril de 2018, el terreno quedó en manos de la PGR después de que Luis López, testaferro de Barreiro, lo entregara a las autoridades. Ahora, con el acuerdo, ya es propiedad de la Federación y no lo van a reclamar.
Ya con el asunto concluido, Barreiro regresó a México —estaba en Vancouver— y está trabajando sin ningún problema legal. De acuerdo a Reforma, en el arreglo al que llegaron con la PGR también salieron bien librados el arquitecto de la nave, el operador de Barreiro y el director de varias de sus empresas.
Comentarios