Aquí nos tocó vivir

En la lucha contra la violencia: 25 estados reportaron un descenso en su nivel de paz

¿Medir el nivel de paz en un país?, ¿se puede? y ¿en qué se basa la medición? De acuerdo con los parámetros del Índice de Paz Global, se consideran como variables los niveles de violencia y criminalidad en un país, así como su gasto militar o las guerras en las que participa. En este escenario, en México ha decaído el nivel de paz, en un 10.7%, en comparación con 2016.

Según el reporte Índice de Paz en México, llevado a cabo por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) —un organismo de investigación independiente—, reveló que la tasa de homicidio en el país se elevó a 23,8 por cada cien mil habitantes. Por lo que hubo más de 29 mil delitos.

Y eso no es todo, en los datos del “terror”, el estudio indica que en 25 de los 32 estados hubo un deterioro en su nivel general de paz, sólo los “afortunados” —y entre comillas porque también adolecen de otros problemas— mejoraron su nivel en 2017.

Se trata de Yucatán, Chiapas, Campeche, Coahuila y Tlaxcala. Y en cuanto a los estados menos pacíficos, Baja California Sur, Zacatecas y Colima y Guerrero fueron señalados como los principales. Por ejemplo, Baja California Sur ocupa por primera vez el último lugar en los niveles de paz, desplazando a el estado sureño, que se llevó el récord como el menos pacífico durante cuatro años.

¿Por qué sucedió esto en Baja California Sur? Uno de los factores que hundieron a este estado fue su tasa de homicidios, que se triplicó con respecto al año pasado. La delincuencia común y la violencia interpersonal, también componen la fórmula de la violencia estatal.

O sea, no se trata de un asunto de seguridad pública, pues el aumento de violencia dentro de la familia aumentó 32%, tres años de 2017. Y de nueva cuenta, Yucatán, Tlaxcala, Campeche, Chiapas, Colima, Sonora y Morelos mejoraron su nivel con respecto a 2016.

Otra estrategia

Ante el panorama, ¿qué puede hacer el gobierno para disminuir los índices de la violencia? El IEP ha señalado que debe implementarse una estrategia distinta a la “guerra contra el narco”, pero sin dejar de seguirle el paso a la delincuencia organizada.

También ha recomendado combatir la impunidad y fomentar la confianza en las instituciones, en pro de la construcción de la paz en el país. Otra propuesta radica en el fortalecimiento de las instituciones y la inversión de los órganos de justicia y seguridad-.

En cuanto al impacto económico de la violencia en nuestro país, durante 2017 —estimado en 4.72 billones de pesos— corresponde al 21% del Producto Interno Bruto (PIB) de México, con lo que queda demostrado que la inseguridad y violencia golpea el sistema económico mexicano.

Es decir, es ocho veces mayor que el gasto público en salud y hasta siete veces que el gasto en educación en 2017, de acuerdo con el reporte.

Ahora, si consideramos su combate y reducción, los beneficios —además de un mejor ambiente en las calles de los estados—, también se traducirían en una inversión anual del gobierno federal en cuanto a ciencia y tecnología. Y eso si se logra reducirlo al 1%. Estos son los impactos que asesta la inseguridad en nuestro país.

Comentarios