No solo en Ecatepec; la crisis de feminicidios se extiende por todo México

El caso de los feminicidios en la zona de Jardines de Morelos, Ecatepec, cometidos por Juan Carlos “N” y Patricia “N” es sólo una muestra de los miles de casos que se han registrado en nuestro país y el riesgo que las mujeres mexicanas corren en su cotidianidad —este 2018, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer que siete mujeres son asesinadas al día—.

Ante este panorama, las autoridades han encontrado en la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) un “mecanismo de protección”. Sin embargo, diez de los 13 estados donde se ha activado, estuvieron entre los estados donde se registró un mayor número de feminicidios, en 2017.

En este sentido y a un par de meses de que termine el gobierno de Enrique Peña Nieto, ¿los feminicidios han disminuido?, ¿cuál es su impacto en el entorno social? y ¿cuál ha sido la respuesta del gobierno?

Femincidios en 2018

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero de 2018 hasta agosto se han reportado 538 feminicidios —en comparación con  los 701 casos que registró el Secretariado Ejecutivo durante 2017—. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que faltan cuatro meses por reportar —lo cual no es un balance nada positivo sobre este tema y su combate—.

Otro dato que ha sacudido a las organizaciones civiles e instancias gubernamentales es el referente a los estados en los que se ha activado la alerta de género —que “consiste en un conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para hacer frente a los feminicidios y erradicar la violencia contra las mujeres—.

¿Los ejemplos? Según el Secretariado, Sinaloa registró 82 casos —aunque contara con la alerta de género en cinco municipios: Ahome, Culiacán, Guasave, Mazatlán y Navolato—, Veracruz registró 79 casos y en el Estado de México se registraron 64 casos. Los tres estados tienen implementada la alerta.

Finalmente, este año el Estado de México vuelve a ser protagonista de una situación de violencia crítica contra las mujeres. Las cifras del Secretariado con corte a agosto señalan que la “joya de la corona del PRI” se emparejó con las cifras del año pasado. Es decir, hasta agosto se contabilizaron 64 casos.

En total, el registro de este año señala 538 feminicidios. Sin embargo, las cifras oficiales se ven un tanto superadas por otros datos recabados por el Mapa de Feminicidios en México, que ha contabilizado 1531 casos desde enero de 2018 hasta julio de este año —información que supera al doble la estadística del Secretariado—.

Mapa de feminicidios.

En este mapa, podemos encontrar datos como el rango de edad de las víctimas, su historia, la ubicación donde las víctimas fueron asesinadas y el estatus de los feminicidas —base de datos que aún el gobierno federal no logró instalar pese a las observaciones y peticiones de los familiares de las víctimas, así como recomendaciones internacionales—.

Alerta en el Estado de México

Para este año, de acuerdo con los registros oficiales, el Estado de México encabeza la lista de feminicidios, ante las protestas de la comunidad mexiquense y la alerta que se ha instalado en municipios como Cuautitlán Izcalli, Chalco, Chimalhuacán, Ecatepec, Ixtapaluca, Naucalpan, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Tultitlán y Valle de Chalco.

Violencia-tipificación en México

Es importante conocer los estatutos para identificar un caso de feminicidio, para entender realmente la magnitud del problema y la alerta que existe en México, el feminicidio es definido por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en estos casos:

Comete el delito de feminicidio:

  • Quien prive de la vida a una mujer por razones de género.
  • Cuando la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo, se le hayan inflingido lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, previas o posteriores a la privación de la vida o actos de necrofilia.
  • Existan antecedentes de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar del sujeto activo en contra de la víctima.
  • Haya existido entre el activo y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza.
  • Existan datos sobre amenazas relacionadas con el delito.
  • La víctima haya sido incomunicada y su cuerpo sea expuesto o exhibido en un lugar público.
Comentarios