Aquí nos tocó vivir

En 2020 la depresión será la segunda causa de discapacidad en el mundo

El progresivo incremento de las enfermedades mentales en la población a nivel mundial ya está alcanzando niveles alarmantes. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) los padecimientos mentales se han incrementado en los últimos años, sin embargo entre el 76 y el 85% de las personas que padecen trastornos mentales graves no reciben ningún tratamiento. 

A pesar de que el catálogo de trastornos es muy amplio, los que han destacado son los depresivos y de ansiedad, por lo que la organización internacional estimó que para 2020 se convertirán en la segunda causa de discapacidad a nivel mundial. 

Actualmente la depresión ocupa el tercer lugar en las enfermedades más comunes en la población mundial, siendo el suicidio la segunda causa de muerte en jóvenes de 14 a 24 años. Resulta muy preocupante saber que cada año mueren 800 mil personas por esta causa.

Las afectaciones son a nivel físico, mental y social.

Fuente: OMS

De acuerdo con especialistas de la UNAM, aproximadamente 2.5 millones de jóvenes entre 12 y 14 años en México sufren depresión. Además, 9.9 de cada 100 mil han tenido ideas suicidas.

El coordinador de Investigación del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina, José Javier Mendoza Velásquez, explicó que tanto la ansiedad como la depresión ya son un problema de salud pública en nuestro país y afectan con mayor frecuencia a las mujeres.

Señaló que la mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, sin embargo en la mayoría de los casos no son detectados ni tratados.

 ¿Qué se puede hacer? 

La OMS emitió este día una serie de recomendaciones para tener una buena salud mental.

Es importante que todos hagamos ejercicio regularmente, comamos sano, disfrutar de vez en cuando de paseos con familia y amigos, dormir las 8 horas al día necesarias, hablar de los sentimientos con alguien de confianza y buscar la ayuda de un profesional en el caso de que se necesite.

Comentarios