Y una es dentista… hijas de ministros de la SCJN están en nómina del máximo tribunal

Si no es que no haya chambas bien pagadas… lo que pasa es que no tienen familia en puestos clave. Porque, si los tuvieran, podrían hasta trabajar en la SCJN, no importando que su profesión nada tuviera que ver con asuntos de justicia. Caso de la hija de un ministro de la Corte, que siendo dentista agarró puesto en el máximo tribunal. Obviamente, sin palanca de por medio. Eso no se da…

De acuerdo con el reporte “El déficit meritocrático, nepotismo y redes familiares en el Poder Judicial de la Federación” del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), la Suprema Corte de Justicia de la Nación tiene en su nómina a las hijas de los ministros Luis María Aguilar Morales y Jorge Mario Pardo Rebolledo. Incluso una de ellas recibe un sueldo que casi rebasa el tope impuesto por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador: la susodicha se embolsa mensualmente un salario bruto de 100 mil pesos.

Y no, aunque parezca y apeste a nepotismo, para maquillar el asunto los magistrados se pintaron solos. Según el investigador Julio Ríos Figueroa, se recurrió a un esquema de contratación cruzada, lo cual sólo lleva a señalar que se ha establecido una relación laboral endogámica, la cual se da cuando el familiar de un ministro, un magistrado o un juez trabaja en la misma unidad administrativa o en la misma área de adscripción.

El hallazgo se hizo ahora que la SCJN por fin transparentó una buena parte de su nómina. Sólo se requirió una búsqueda en el directorio de la Suprema Corte para encontrar que Ana Elena Aguilar Arrangóiz, hija del ministro presidente Luis María Aguilar, ha trabajado como Oficial Judicial, Oficial Administrativa y Secretaria Particular en dos tribunales colegiados. Actualmente chambea como profesional operativa en la oficina del ministro Alberto Gelacio Pérez Dayán, ganando 34 mil 757 pesos mensuales brutos… pese a que su cédula profesional indica que estudió para Cirujano Dentista.

En lo que respecta a la hija del ministro Jorge Mario Rebolledo, el estudio indica que trabaja en la SCJN desde 2011… y mientras muchos colegas le machetean para conseguir un pequeño ascenso, ella en sólo siete años despegó hasta legar a ser nombrada Secretaria de Estudio y Cuenta Adjunta en la Secretaría Jurídica de la Presidencia, puesto que le fue designado directamente por el ministro presidente de la SCJN, Luis María Aguilar Morales.

Desgraciadamente… y como era de esperarse… los casos de Pardo rebolledo y Aguilar Morales no son los únicos. De acuerdo con el estudio del CIDE, 51% de los jueces y magistrados han metido a chambear a familiares en el mismo circuito. Pero bueeeeno, para que se refuerce la transparencia en el Consejo de la Judicatura Federal, el propio ministro Luis María Aguilar se mordió la lengua…digo, ordenó investigar, identificar y sancionar (si es el caso), lo vínculos familiares entre servidores públicos del Poder Judicial. ¿Él también?

Comentarios