Y, ¿la sonrisa de Javidú? Dice que lo hizo porque ‘sabía que todo era un circo’

Como un buen “guasón”, en una situación que ahora define como un “show”, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, le dejó caer una carta de 15 páginas a un medio de comunicación para exponer, entre otras cosas, las razones por las que durante el proceso de detención se dio el lujo de sonreír.

Según Javidú, todo estaba fríamente calculado, pues en este proceso se mantuvo seguro de que la Procuraduría General de la República (PGR) no podía demostrar ninguno de los cargos por los que es acusado. Pero en su carta para Imagen Noticias, el expriista también explicó porqué se declaró culpable, en una decisión que calificó como “la más difícil de su vida”.

“Un show” 

En cuanto a las acusaciones en contra de Javier Duarte, el exgobernador se cubrió con la declaración que AMLO hizo en contexto a las investigaciones en contra de Duarte—cuando El Peje dijo que todo se trataba de un circo—.

En fin, Javidú aprovechó este contexto y se lo echó a su saco:

Ha sido un espectáculo mediático, una telenovela que han sabido vender muy bien a la opinión pública, un circo romano en donde las autoridades responsables han promovido sus actuaciones, más que en los juzgados y tribunales, en los medios de comunicación”así como Duarte la ha aplicado—.

Según el exgobernador, si la PGR se hubiera ido a juicio entonces en estos días él ya estaría libre y absuelto, pues la investigación de la Procuraduría está mal integrada, explicó. Entre otras cosas, desconoció a las personas que declararon en su contra y que confirmaron tener un vínculo en los casos de corrupción y desvíos de recursos en Veracruz.

Es más, acusó que todo se trata de un “show” orquestado para su linchamiento mediático. Y en este proceso ha tenido que tomar la decisión más difícil de su vida: declararse culpable.

“Por estas razones, y contra toda mi voluntad, tuve que aceptar el procedimiento abreviado; la opinión pública y la sociedad ya me habían juzgado y condenado y bajo estas circunstancias, el riesgo de enfrentarme contra el sistema y perder era muy alto”.

Entonces, ¿también por esta razón huyó del país? Finalmente, en su extensa carta de razonamientos al estilo “a toda acción le corresponde una reacción” aseguró que lo único que le quedó al momento de enfrentar a los medios tras su detención fue sonreír, muy al estilo “Joker”.

La situación de Duarte 

Actualmente, Javier Duarte enfrenta una condena de nueve años de prisión, por los delitos de lavado de dinero y asociación delictuosa —vale mencionar que como estrategia, Duarte se declaró culpable en la audiencia a cambio de una reducir la condena—.

Además, se autorizó el decomiso definitivo de 40 bienes inmuebles, adquiridos por prestanombres, y el pago de una multa de 58 mil 890 pesos, así como una amonestación verbal. Sin embargo, la historia de Javidú aún no termina, ya que tiene dos procesos abiertos y promovidos por la Fiscalía General de Veracruz en su contra —y por los que se encuentra en prisión preventiva—.

Comentarios