Chelsea analiza mandar a aficionados racistas al campo de concentración de Auschwitz

A la directiva del Chelsea le preocupa la conducta racista de ciertos aficionados y planea corregirla con un paseo por Polonia, específicamente al campo de concentración de Auschwitz.

El club ya ha castigado a aficionados que se han manifestado en contra de jugadores o equipos con cánticos antisemitas al prohibirles la entrada a Stamford Bridge, pero ahora Chelsea analiza una nueva opción para corregir la conducta llevándolos a Auschwitz, declaró el presidente del club Bruce Buck.

Aficionados del Chelsea

La visita al campo de concentración tiene como objetivo crear conciencia entre estos aficionados con las terribles historias de los nazis en Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial y que éstos se den cuenta de lo que representan sus cánticos. “Si solamente prohibes entrar a la gente nunca cambiará su comportamiento. Esta política les da la oportunidad de ver lo que han hecho y hacer que se comporten mejor“, explicó Buck.

¿Qué pasó en Auschwitz?

Auschwitz fue el mayor centro de exterminio durante la ocupación nazi en Polonia. A este lugar fueron trasladados un aproximado de un millón 300 mil personas y de esa cantidad fueron asesinadas cerca de un millón cien mil. El 90 por ciento de las personas en dicho campo eran judíos.

Familiares de víctimas del Holocausto

El lugar tiene un gran significado para el dueño del club, el ruso Roman Abramovich, quien es judío.

Actualmente Auschwitz es un museo y desde 1979 fue nombrado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, al ser uno de los símbolos más importantes del Holocausto.

Un sector de la afición del Chelsea ha hecho cánticos en contra del Tottenham, a los que apodan “yids”, una forma de referirlos como judíos. En dicho cántico incluyen al delantero español Álvaro Morata, quien agradeció en su momento el apoyo de los seguidores, pero pidió no volver a entonarlo. “Álvaro Morata ha venido del Real Madrid y odia a los pu…  judíos”, y de ahí la iniciativa para mandarlos a Auschwitz.

Comentarios