Efraín Flores suelta la sopa de la fiesta del Tri en Monterrey en 2010

La Selección Mexicana volvió a Monterrey, sede del partido amistoso contra Costa Rica y también sede de uno de los escándalos más sonados por una fiesta en 2010 en la que Carlos Vela y Efraín Juárez terminaron por pagar los platos rotos con una suspensión de seis meses por indisciplina.

El cuadro mexicano venció 1-0 a Colombia el 7 de septiembre y después del partido 13 jugadores se fueron de fiesta al Hotel Camino Real, pero sólo dos fueron castigados. Al igual que ahora, la Selección Mexicana había dejado cosas qué desear en el Mundial y también tenía un técnico interino, Efraín Flores.

Ocho años después, Flores reveló que la fiesta en realidad era una forma de protesta de los jugadores, que de alguna manera trataban de llamar la atención para dialogar con los directivos de la Federación Mexicana de Futbol, encabezada en ese entonces por Justino Compeán, ya que hubo problemas durante la Copa del Mundo con el cuerpos técnico. Aquel Mundial fue dirigido por Javier Aguirre, quien cepilló a Jonathan Dos Santos, y tenía a Mario Carrillo como auxiliar.

“Rafa (Márquez) fue el primero que se acercó a mí me dijo, ‘profe, hubo problemas con directiva, con cuerpos técnicos, entre los jugadores, en Sudáfrica, de diferente índole’. Hice lo que me correspondía, le dije a Decio, Justino, Néstor de la Torre y Rafa que se juntaran y platicaran para sacar toda la problemática, que lo mejor era la comunicación. Decir si había alguna molestia”, comentó el técnico.

México vs Colombia en Monterrey

Pese a que Márquez y Néstor de la Torre intentaron llevar a cabo el diálogo, no hubo respuesta entre las tres partes (cuerpo técnico, jugadores y directivos) el problema creció y los jugadores llamaron la atención a su modo: una party. “Fue una cuestión de juventud, de inexperiencia, no canalizaron correctamente su enojo, molestia, frustración”.

Comentarios