A 50 años de México 68: Los Juegos Olímpicos de los grandes récords

En el Olimpo del deporte siempre habrá un lugar para los Juegos Olímpicos de México 68. Aquellos juegos inolvidables por los récords y hazañas que 50 años después permanecen en la nostalgia de los testigos.

México 68 dejó una huella profunda con récords memorables que estuvieron vigentes por más de 20 años.

A 50 años de México 68: Los Juegos Olímpicos de los grandes récords
Foto: Youtube

En aquella época, existía cierto temor por la salud de los deportistas. Era la primera vez en que unos Juegos Olímpicos se celebraban a una altitud de más de 2000 metros.

Sin embargo se comprobó que  lejos de perjudicar el rendimiento de los atletas, los resultados obtenidos fueron tan espectaculares que algunas de las marcas conseguidas se consideraban “inalcanzables para el ser humano”.

Los Juegos Olímpicos de México 68, y los grandes récords

Bob Beamon voló para tratar de hacerle olvidar al país lo ocurrido hace 10 días. (2 de octubre de 1968). Su cuerpo de goma, elástico y flexible, se elevó 1.78 metros… ¡8.90 metros en longitud!

A 50 años de México 68: Los Juegos Olímpicos de los grandes récords
Foto: Getty Images

Beamon, se dio cuenta que había superado el récord anterior por casi medio metro y fue tanta su euforia que lo llevó a caer sobre sus rodillas sobre la pista. Su marca perduró 22 años como récord mundial y todavía no ha podido ser superada en unas olimpiadas.

Bob, no fue el único. Le siguió Jim Hines, el primer hombre en bajar 10 segundos los 100 metros planos. Logró un registro oficial de 9″95 en unos Juegos Olímpicos.

Dick Fosbury cambiaría para siempre la rutina del salto de altura. Hasta ese momento, todos los saltadores de altura  habían aprendido la técnica de saltar hacia adelante, encogiendo las piernas para superar el listón.

Pero Fosbury pensó que había una forma mucho más efectiva. Correr de forma transversal al objetivo y, poco antes de llegar a él se giraba y saltaba de espaldas. Es lo que se llamó el ‘Fosbury Flop’. La técnica de hoy.

Debbie Meyer  fue una sirena en la Alberca Olímpica “Francisco Márquez”. Consiguió tres preseas doradas en las categorías de 200, 400 y 800 metros libres.

En los juegos de México 1968 se rompieron 23 récords olímpicos, peo además fue la sede de los Juegos de las grandes novedades, como los controles antidóping, el suelo de tartán en la pista de atletismo, los marcadores electrónicos y, por supuesto la transmisión de las pruebas a color y vía satélite.

Comentarios