Aquí nos tocó vivir

Por desinterés de Comisión Nacional de Seguridad, ONG ponen fin a convenio

El intento por crear un vínculo entre la ciudadanía y las autoridades parece ser lejano y como muestra está la ruptura en el acuerdo de colaboración entre la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) y organizaciones civiles. ¿La razón? Las ONG han argumentado que no existe interés por parte de la Comisión sobre el convenio que firmó en pro de la rendición de cuentas y transparencia.

En un comunicado, las organizaciones como Causa en Común, México Unido Contra la Delincuencia, México Evalúa, Observatorio Nacional Ciudadano y la Red Nacional de Profesionistas en Seguridad Pública dieron a conocer el fin de este convenio, firmado en 2016.

De esta manera, el gobierno de Enrique Peña Nieto y la CNS, de la cual Renato Sales es su titular, han quedado a deber a las asociaciones con las que se comprometieron a armar un trabajo en conjunto en pro de la transparencia y el acercamiento de la ciudadanía a los mecanismos de las dependencias gubernamentales.

El comunicado expone lo siguiente: 

“Ante la reiterada falta de avances sustantivos y el desinterés de la CNS para que el Mecanismo Ciudadano de Transparencia operara y se cumplieran los objetivos establecidos en el Convenio, las organizaciones que participamos en el Mecanismo hemos decidido dar por concluida la colaboración”.

En el anuncio, también acentuaron la importancia de llevar a cabo “este tipo de ejercicios”, ya que son necesarios en una democracia como la que actualmente vivimos en México.

Aunque el “puente de confianza” para el gobierno se cayó en esta ocasión, las organizaciones dieron a conocer que podrían retomar este ejercicio con el equipo del próximo gobierno. Así que existe la posibilidad de crear un Mecanismo de Supervisión que sea efectivo y en el que las autoridades se comprometan a cumplir con los estatutos —en este caso, los de la Policía Federal (PF)—.

Se supone que desde 2014 se buscó introducir este tema entre la ciudadanía y las autoridades, se planeaba realizar análisis sobre el sistema de la PF, sus fallas y hasta la detección de prácticas positivas para replicarlas.

Sin embargo, tras la firma del convenio, en 2017 varias asociaciones presentaron la primera solicitud de información a la dirección de Apoyo Jurídico del CNS.

¿Qué pasó? Sucedieron los primeros tropiezos. La CNS comenzó con las trabas administrativas y al momento de dar una respuesta, ofreció un reporte escueto sin detallar el presupuesto ejercido por cada división, los planes de formación y los procesos disciplinarios, entre otros.

Ahora, la propuesta apunta hacia el próximo sexenio, tras un primer intento de la ciudadanía por incidir de manera positiva en los procesos de rendición de cuentas y transparencia del gobierno Federal.

Comentarios