El perrito que aprendió a NUNCA morder un puercoespín

La vida está llena de lecciones valiosas, aunque algunas llegan con experiencias fuertes y otras sumamente dolorosas. Como un ejemplo de esto tenemos el caso de Ruckus, un perrito San Bernardo que se volvió viral en internet después de sufrir las consecuencias por tratar de cenarse un puercoespín.

El incidente tuvo lugar en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, donde el canino se topó con una criatura que no había visto antes. Como muchos perros grandes, su primera reacción fue intentar echárselo al plato, pero lamentablemente falló y, en el proceso, quedó con el hocico completamente lleno de espinas.

Después de salir corriendo al refugio animal Lollypop Farm, los dueños de Ruckus permitieron que algunos medios tomaran fotos de lo sucedido. Dejaremos unas a continuación, pero no sin antes advertirles que se trata de contenido gráfico, por lo que pueden herir la sensibilidad de la audiencia más sensible.

Ruckus, el perro que salió herido tras morder a un puercoespín

Ruckus, el perro que salió herido tras morder a un puercoespín
Fotografías obtenidas de Caters News Agency

Afortunadamente, el perro fue atendido a tiempo y no sufrió heridas graves, pese a la horrible escena mostrada en las fotografías. Actualmente el can se ha recuperado completamente y goza de una excelente salud, además de ahora es vigilado todo el tiempo por sus dueños, sobre todo cuando sale de paseo.

Para quienes no lo sepan, los puercoespines pueden tener hasta 30 mil espinas en todo su cuerpo, que sirven como un efectivo sistema de defensa contra depredadores. Al tener una forma similar a la de un anzuelo de pesca, estas son difíciles de remover, así que cualquier animal salvaje pasaría un mal rato si atacara a estos mamíferos roedores.

Finalmente, nos alegra saber que el buen Ruckus se encuentra en perfectas condiciones. Ojalá que, por su propio bien, se ponga las pilas y no vuelva a atacar a otro puercoespín en toda su vida.

Comentarios