Tras Santa Lucía, Fitch cambia a “negativo” el panorama de México

Este miércoles, la agencia calificadora Fitch Ratings modificó a ‘negativa’ la perspectiva sobre calificación de Méxicoen cuestiones crediticias a largo plazo en moneda extranjera—, esto a pesar de que se mantuvo el “BBB+”. Hay que mencionar que antes estábamos calificados como ‘estables’.

Pero ¿por qué sucedió esto?

Por medio de un comunicado, la agencia explicó que la perspectiva negativa refleja el deterioro en el “balance de riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México”, esto con relación al “alcance de la incertidumbre política bajo la administración entrante”.


La agencia afirmó que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) es una acción que envía una señal negativa a los inversionistas. Además, señalan que existen riesgos también de que el seguimiento de las reformas que ya habían sido aprobadas, como la del sector energía, puedan ser detenidas.

Además, la revisión que se hizo para modificar la calificación incluye los recientes riesgos de pasivos contingentes de Pemex.

Ya de paso, explican que algunas de las promesas que hizo Andrés Manuel López Obrador en campaña, como el aumento en los recursos destinados a pensiones, serán muy difíciles de integrar al presupuesto del año que entra, el 2019.

Finalizan diciendo que a pesar de que se espera que el gobierno entrante siga “apegándose a la política marcroeconómica, como la disciplina presupuestaria y la independencia del Banco de México”, los riesgos siguen estando latentes. A pesar de ello, se pronosticó un crecimiento de la economía de México de un 2% para el periodo comprendido entre 2019-2020.


 Y no han sido los únicos 

Por su parte, HR Ratings reiteró que, en agosto pasado, había advertido que la confianza de los inversionistas podría disminuir en el caso que se cancelara la obra del nuevo aeropuerto en Texcoco.

Una vez que ese escenario ya es real, la calificadora advierte sobre las consecuencias negativas que va a llegar a la economía del país por esa posible pérdida de confianza.

Están hablando de mayor volatilidad en los mercados, un deterioro en el tipo de cambio, incrementos en las tazas de interés de largo plazo, presiones para indicadores de riesgo, además de un clima de incertidumbre sobre el futuro que podrían tener futuros proyectos de infraestructura en México.


Pero ¿qué hacen las agencias de rating? 

Las agencias de calificación como Standard & Poors, Moody’s, Fitch, etc. son empresas privadas que se dedican a estudiar y evaluar a los países con el fin de emitir una calificación que le pueda servir a los inversionistas para tomar una decisión sobre la viabilidad de hacer inversiones en deuda pública.

El procedimiento generalmente es así: cuando un emisor —ya sea el gobierno, una empresa, un municipio o banco— quieren emitir deuda o solicitar financiación, le encarga a una agencia de la evalúe primero. Esto va a servir a los inversores como una luz para marcar el tipo de interés que van a conceder a la financiación.

Comentarios