Desaparece completamente una isla en Japón y se mete ‘en problemas’ con Rusia

Una pequeña isla —mini, diminuta, sin habitantes y que nadie visitaba— desapareció por completo en la parte norte de las aguas de Japón. Las autoridades locales tardaron tres meses en darse cuenta, pero ahora que se confirmó ya se metieron en problemas. Resulta que esa isla era un límite fronterizo con Rusia en una región que ha estado en pleito desde hace décadas.

En realidad, decirle isla es hacerle un favor al desaparecido pedazo de tierra. Técnicamente, se le llama islote por su reducido tamaño.

El nombre oficial del lugar era Esanbe Hanakita Kojima y lo más probable es que haya desaparecido por erosión del viento. Sin embargo, también pudo ser arrasada por el hielo del invierno o simplemente se la comió el mar. El chiste es que ya no está y nadie sabe qué le pasó.

Y ahí es donde comienzan las broncas.

Esanbe Hanakita Kojima es una de los 158 islotes inhabitados “arriba” de Japón que cobraron vital importancia hace unos años. En 2014, les tuvieron que poner nombre en un esfuerzo internacional por aclarar sus fronteras y, sobre todo, extender su zona económica exclusiva. O sea, su patrimonio marítimo.

¿Y qué patrimonio marítimo querían asegurar? Si volteas para el norte de Japón, te encontrarás con una serie de islas —se llaman Kuriles— que están en disputa con Rusia. En algún momento de la historia, las fuerzas soviéticas se las quitaron a las japonesas y desde ahí no ha parado el pleito.

Esanbe Hanakita Kojima funcionaba como uno de los límites del lado de Japón.

mapa-japon-rusia
Foto: Wikimedia

Esanbe Hanakita Kojima funcionaba como uno de los límites del lado de Japón.

De acuerdo a The Guardian, la última vez que Guardia Costera de Japón tuvo el interés de ir a echarle un ojo a la islote fue en 1987. Esa vez, midieron rigurosamente el pedacito de tierra e informaron que —en su punto más alto— salía un metro sobre el nivel mar. 

Con la desaparición de Esanbe Hanakita Kojima, la zona económica exclusiva de Japón se reducirá y la de los rusos, técnicamente va a aumentar, echándole más leña al fuego de la disputa.

Es hora de confesar: el patrimonio marítimo de Japón solo perderá 500 metros pero, ¿a poco no estuvo interesante? 

Comentarios