Excustodias denuncian abusos sexuales de políticos en Corea del Norte

De manera paulatina, Corea del Norte parece integrar políticas más abiertas en cuanto al ámbito diplomático y, en este contexto, es poco lo que sabemos de este país. Sin embargo, un informe de Human Rights Watch (HRW) reveló que se han registrado abusos y violencia sexual cometidos por altos funcionarios contra custodias, en las prisiones norcoreanas.

El informe “Lloras por la noche y no sabes por qué” señala que estos abusos se han convertido una costumbre y se han llegado a aceptar en la cotidianidad.

Acerca de las víctimas, se trata de mujeres que estuvieron en custodia —por participar en el mercado negro conocido como Jangmadang, el cual creció en Corea del Norte ante la hambruna de la década de los 90—. Y en los casos registrados, el gobierno NO investiga ni tampoco procesa las quejas, lo que supone ser un problema que se ha vuelto cíclico en este país.

(“Click, click… era el sonido más horrible que he escuchado. Era el sonido de la llave que abría la celda. Cada noche en la prisión, un guardia abría la celda. Yo permanecía quieta, actuando como si no me hubiera dado cuenta, esperando que no fuera yo la que tenía que seguir al guardia, esperando no estar con él…”, Yoon Mi Hwa, excomerciante que logró escapar de Corea del Norte en 2014)

“Lloras por la noche y no sabes por qué. Violencia sexual contra las mujeres en Corea del Norte”

Esta investigación se realizó durante dos años, en los que se entrevistó a más de cien personas —incluidas 72 mujeres, cuatro niñas y 30 varones—, que pudieron escapar en 2011, cuando Kim Jong-un llegó al poder. Pero los testimonios no son sólo de los civiles: ocho exfuncionarios del régimen también aportaron información sobre los abusos cometidos por altos cargos del gobierno.

En contraste, el gobierno de Corea del Norte ha negado la existencia de casos de violencia y abusos en el país. Sin embargo, la historia es otra y tiene sus raíces en la omisión.

Las historias narran cómo los funcionarios eligen cada custodia y ahí comienzan los abusos y la violencia. Entre los funcionarios, se mencionan a integrantes del Partido del Trabajo (que es el oficial), guardias, policías, fiscales y hasta soldados.

“You Cry at Night but Don’t Know Why”. Foto: @hrw

Pero, finalmente, las voces de decenas de custodias no pueden ser escuchadas, por lo que es difícil alcanzar justicia y la no repetición de los casos.

Las recomendaciones

Si bien el informe reconoce que es difícil obtener más información sobre lo que sucede en este país y la investigación es limitada; las recomendaciones apuntaron hacia el gobierno de Kim Jong-un, que tendrá que trabajar en el reconocimiento de los casos de abuso sexual —más allá de ocultarlos ante la comunidad de norcorea—.

El establecimiento de programas de salud y asesoramiento legal también son elementos que tendrá que considerar. Sin embargo, la tarea parece ser un tanto lejana. ¿Por qué? El gobierno de Corea del Norte ha creado una barrera en la que es poca la información sobre sus leyes, aplicación, contención y erradicación de delitos así como la vida cotidiana de sus habitantes.

Sin embargo, este informe revela una pequeña parte de lo que se vive en esta nación —como en muchos otros países en los que los abusos y la violencia de género continúan registrándose—.

**Foto de portada: hrw.org

Comentarios