Nadie lo invitó, pero “Pato” Zambrano también contenderá en elección extraordinaria de Monterrey

Ahora que, de una vez por todas, se aclarará la jaloneada elección de alcalde en Monterrey, un candidato al que poco pelaron (salvo por sus ñeros desplantes en campaña) hará la intentona de ver si es chicle y pega, trepándose en el gusto electoral: Patricio, El Pato, Zambrano.

Aunque se supone que la disputa para ver quién quedará como próximo alcalde de Monterrey sólo sería entre el candidato del PAN y el PRI, Felipe Cantú y Adrián de la Garza, respectivamente… el tercero de la discordia, el candidato de Morena (bueno, de la coalición “Juntos haremos historia”), El Pato, Zambrano, también le quiere entrar al chou.

“Pero si el quedó en tercer lugar… 10% atrás de los punteros (quienes, por cierto, quedaron sólo con un punto porcentual de diferencia)”, dirán los que no le ven mucho caso a que el buen Pato le entre a la contienda final. Sin embargo, el candidato de la coalición Morena-PT-PES confía en llevarse la victoria gracias a que él no tuvo votos comprados. No como sus contrincantes.

“Voy a ser alcalde el 16 de diciembre, todos los 105 mil votos que recibió el movimiento fueron por decisión de la gente, a nadie se le pagó como es costumbre del PAN y el PRI”, señaló el exbig brother.

"Si vuelves a hablar de mi papá te parto tu madre", así el Pato Zambrano en pleno debate
Foto: Facebook

Hace apenas unos días, el pasado 30 de octubre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que el hueso no iba ni para el PAN ni para el PRI… esto después de un ir y venir de victorias declaradas para ambos bandos, acompañadas de su respectiva impugnación. Un completo desmother que acabó con la decisión de echar el asunto al rodeo electoral.

Será el próximo 16 de diciembre cuando, tentativamente, se realizará la elección extraordinaria la cual, esperemos, sea la definitiva. Y mientras eso sucede, los dejamos con uno de los grandes momentos del Pato Zambrano durante su campaña rumbo a la alcaldía de Monterrey.

Comentarios