Trabajadoras sexuales dejarán los escaparates de Ámsterdam

Tristemente, las chicas de la vida galante que inundan los grandes escaparates de la Zona roja de Ámsterdam, se ha convertido en el principal centro turístico de la ciudad. El creciente flujo de turistas ha causado problemas a los residentes y trabajadoras sexuales que trabajan desde las grandes ventanas. Los insultos y constantes flashazos de las selfies y fotos, de los turistas que miran boquiabiertos a las mujeres detrás de las vitrinas, pero no entran, lo que pone en peligro sus ingresos.

Más que decirles el clásico dicho de que  ‘si no compran no mayuguen’, algunas de las mujeres se han unido a la propuesta de los partidos de coalisión GroenLinks, D66 y SP, para que emitan nuevos permisos para ejercer el oficio más viejo del mundo, en otras áreas fuera de la Zona Roja.

Trabajadoras sexuales dejarán los escaparates de Ámsterdam
Twitter: @2shadesofyellow

Esperan que esto ponga de relieve la presión sobre el bullicioso centro de la ciudad y haga que las vidas de las personas que ejercen el trabajo sexual sean más fáciles y seguras. “La idea es que las trabajadoras del sexo tengan más opciones que trabajar desde sus casas o en zonas turísticas donde tienen mucho menos anonimato y a la vez resolverá el problema de la escacez de espacios de trabajo legales”, declaró Alexander Hammelburg, miembro del partido D66.

Pero no todas las trabajadoras sexuales están satisfechas con su idea. Y es que muchos de los posibles clientes tampoco se atreven a pasar, justamente por  la multitud de turistas. La legalidad de actividades no permitidas en otras partes del mundo, como la prostitución o el consumo abierto de drogas, atraen a millones de turistas que entre el placer o con un toque de morbo, visitan la capital de los Países Bajos.

Trabajadoras sexuales dejarán los escaparates de Ámsterdam
Youtube

Muchas de las trabajadoras veteranas, que se retiran del oficio comienzan una nueva vida como guías de turistas, ofreciendo un servicio con una perspectiva diferente.Cuentan sus expriencias mientras muestran los encantos de la ciudad con sus propios secretos y acercándalos a una mirada diferente a la comunidad.  Pero sin las jovenes y no tanto que se esconden detrás de las vitrinas, perderían su principal fuente de trabajo, teniendo que regresar a su vida anterior.

El locatario del burdel ‘Bert Nap’ no considera que el plan sea particularmente constructivo. “Abres a la prostitución en algún lugar y luego esperes que todo desaparezca aquí en el Barrio Rojo, lo encontré ingenuo”, dijo. La comandante, Femke Halsema, dijo que presentará una nueva política de prostitución a principios del próximo año, 2019.  Pero hasta ahora, exactamente no está claro lo que contendrá esta política.

Comentarios