¿Qué se elige en las elecciones intermedias de Estados Unidos?

Este 6 de noviembre son las elecciones intermedias de Estados Unidos y el drama se empieza a sentir en el aire. Estas elecciones son importantísimas para nuestros vecinos del norte, pero antes de ponernos a seguir los resultados desde las trincheras de las redes sociales, vale la pena enterarse bien sobre qué y quiénes van a ser elegidos este martes. 

Uno de los puntos más importantes y que no se nos puede olvidar es que Donald Trump no está en la boleta. 

Estas elecciones intermedias llegan tan solo 2 años después de que la ex estrella de reality show se convirtiera en el presidente de Estados Unidos y al mismo tiempo, todavía le faltan otros 2 años para que haga su luchita por la reelección.

En estas elecciones se eligen a los próximos gobernadores de 36 estados, la formación de 87 asambleas locales y cerca de 300 ciudades elegirán un nuevo alcalde. Sin embargo, la carrera más importante, y la que tiene a todos nerviosos, es que se van a elegir —casi completamente— la Cámara de Representantes y la Cámara de Senadores. 

Ahora sí, a echarle un ojo a quiénes sí están jugándose el pellejo en la elección.

Cámara de Representantes

La Cámara de Representantes es la cámara baja del Poder Legislativo en el gabacho. A esta, los locales le dicen la House of Representatives y tiene 435 miembros. Ese número de “diputados” —es un decir— no ha cambiado desde 1913, pero tiene la finalidad de nivelar la fuerza de los políticos de la ciudades y los elegidos rurales.

Para estas elecciones, los 435 lugares se van a elegir en la votación. Sopas. 

El número mágico para convertirte en mayoría son 218 curules pintados del color de tu partido. Para darse un aire, en la anterior legislatura los republicanos tenían el control mayoritario. Había 235 del partido rojo, 193 demócratas —de los azules— y 7 lugares vacantes.

Cámara de Senadores

El Senado es la cámara alta del Poder Legislativo. Esta cámara tiene 100 miembros —dos por cada estado— pero solamente 35 lugares están en juego. 

Durante la anterior legislatura, los de Trump tenían 51 lugares y los demócratas 47. Había dos independientes que esos normalmente los cuentan como allegados al partido azul, pero siguen siendo apartidistas en el papel.

En el papel la cosa se vería pareja si hay 35 lugares para repartir, pero no es así. De los 35 lugares en el Senado que corren riesgo de cambiar de manos, hay 24 de los demócratas y los dos independientes. Para compararle, los republicanos solamente tienen riesgo de perder 9 lugares.

O sea, si la cosa le sale muy mal al partido de oposición pueden terminar siendo todavía más minoría.

Los gobernadores

En las elecciones de este noviembre, 36 estados —de 50— están eligiendo de gobernador.

Actualmente, la mayoría de los estados está controlado por los republicanos. El partido rojo tiene 33 mandatarios estatales y los demócratas tienen 16. El gobernador de Alaska es independiente.

De todos los estados que controlaban los republicanos, hay 26 que se estarán jugando la elección. De los 16 que tenían los demócratas hay nueve que le entrarán en las votaciones y, curiosamente, el único estado que era independiente también tendrá que ahuecar el ala en este noviembre.

Comentarios