#EmergenciaNacional: Del jazz al rock y del rock al jazz, ellos son La Pingo’s Orquesta

“Antes de ser compañeros de banda somos todos amigos. Las cosas fluyen de manera natural y eso se nota a la hora de tocar”.

-Claudio Gardea, baterista de La Pingo’s Orquesta

Nacida en las calles del centro de la ciudad de Aguascalientes, La Pingo’s Orquesta es una agrupación sin igual. Hay jazz, pero también hay rock, una mezcla poco común pero que guarda precisamente su encanto en medio del limbo musical, pues es ahí donde yace un sonido peculiar que viaja desde lo más nostálgico y melancólico hasta lo más divertido sin decir ni una sola palabra.

Marco, Claudio, Cristian, Gerardo, Edgar y José Guadalupe son los integrantes de La Pingo’s Orquesta, una banda que construyó su historia en los bares y cafés del Centro Histórico de la tierra hidrocálida y que poco a poco se solidificó como una de las agrupaciones más importantes de la escena aguascalentense.

entrevista-la-pingos-orquesta-emergencia-nacional
FB / La Pingo’s Orquesta

“Marco tocaba en los camiones, Cristian era cliente de un café donde después tocó junto a Marco… y de a poco nos entró la espinita de componer nuestras canciones. Al principio tocábamos canciones de Amélie, o swing del viejito, esa era la música que estábamos escuchando. De pronto comenzamos a componer nuestras rola y grabamos nuestro primer disco homónimo“, comenta Claudio, el baterista de la banda, en entrevista con Sopitas FM.

Consolidando un proyecto que mezcla diversos estilos que van desde la música clásica, el jazz, el swing, el tango, hasta el rock y la música tradicional mexicana, de poco a poco la banda comenzó a llamar la atención de diferentes escuchas; y es que además de conformarse como agrupación dedicada meramente a su música, La Pingo’s Orquesta también gusta de retribuir a la sociedad que les ha permitido catapultarse a lo más alto.

“Damos conciertos didácticos para niños, eso es un agasajo porque es el público más honesto, se aburren y se van. También hemos tocado en cárceles pero como un gusto, como una manera de retribuirle algo a la ciudad que nos acoge bien“.

Luego de haber iniciado en 2012 y haber lanzado su homónimo en 2014, el año 2017 fue el que marcó gran parte del antes y después de la banda, pues fue aquel momento cuando liberaron Peregrino, su segundo material que contó con las manos en la producción de Todd Clouser, de A Love Electric.

“Es curioso porque nos empezaron a invitar a festivales de jazz pero no éramos precisamente una banda de jazz. Estamos como en un limbo. No tocamos rock pero nos aceptan en festivales de rock y no tocamos jazz pero nos aceptan en los festivales de jazz“.

Y no se trata de una confusión, ni que no hayan podido sembrar en un terreno y otro, sino que La Pingo’s Orquesta realmente encaja bien en ambos géneros, siendo los rebeldes del jazz y los atrevidos del rock y convirtiendo esa mezcla en su esencia.

Es una banda muy distinta para empezar con la instrumentación. Tenemos trompeta, clarinete y luego una guitarra eléctrica, contrabajo y batería… no es muy común. Yo creo que por ahí va nuestra música, es una mezcla de instrumentos pero también de todas las escuelas de cada uno. Yo por ejemplo estudié instrumentación clásica, Cristian tocaba folclore, Gerardo y Marco hacían rock desde hace mucho tiempo, Lupe tiene una banda con sus papás y tocan cumbias y salsas, y Edgar también estudió música clásica; entonces a la hora de componer sale una mezcla”.

Seguros de su baile entre géneros, la Pingo’s Orquesta ha tenido la oportunidad de viajar a varios estados del país e irse de gira a Asia.

“Nos fuimos de gira a Asia, tocamos en Hong Kong e Indonesia. La gente poca madre, lo gozaron brutal y nos fue muy chido. La dueña nos dijo que cuando quisiéramos regresar teníamos la puerta abierta, pero claro, las 20 horas y el dinero está de pensarse un poco”.

Respecto a sus vivencias, sus poco más de seis años de pie y su próxima presentación en el festival Vive Latino 2019, Claudio dijo que la clave está en que, entre todos, se han visto como amigos, más allá de compañeros.

Antes de ser compañeros de banda somos todos amigos. Partiendo desde ahí todo fue más fácil. Las cosas fluyen de manera natural y eso se nota a la hora de tocar. Una mirada y ya sabemos hacia donde quiere ir él solo. […] Creo que de varios de nosotros era un sueño estar en un Vive Latino que es un festival masivo mexa”.

Comentarios