Sólo tres días duró la “pieza clave” del mantenimiento de Sistema Cutzamala

Hace unos días la Conagua mareó al respetable con la justificación para prolongar el desabastecimiento de agua por 36 (quizás hasta 40) horas más… queque una “K invertida” en el Sistema Cutzamala no había embonado como se debía o qué sé yo. Pero no era choro, esa K sí existe y nos costó un chorro de lana.

De acuerdo con El Universal, la mística pieza que se utilizó para las obras de mantenimiento del Sistema Cutzamala no era cualquier cosa. Era la mismísima “pieza clave” para las obras que ha tenido en sequía a la CDMX… y por ello, las autoridades no la pensaron para desembolsar casi la mayoría de los 500 millones de pesos destinados para las labores. Pero, como dicen los headliners del Vive Latino… “¿y todo para qué?”

¡Última llamada! Así se va a poner el megacorte de agua en CDMX y EdoMéx
Foto: Cuartoscuro.

Pues resulta que la dichosa “K invertida” muy cara y todo… pero dio lo que tenía que dar por sólo tres días… de plano no sirvió y tuvo que se partida en tres preciosas partes que posteriormente fueron arrumbadas, en espera de la chava del “se compran colchones, tambores, refrigeradores, estufas y piezas del Cutzamala que vendan”.

Según reporta el diario capitalino, para volver a echar agua a los tinacos de los hogares de la CDMX los especialistas de la Conagua habrán de colocar los antiguos tubos que habían sido retirados del Cutzamala para dar paso a la fina pieza de la ingeniería mexicana. ¿Cómo, no era China? Con razón… el caso es que se dejará para después la idea que la ”K invertida” conectara cuatro frentes de las líneas de abastecimiento de agua proveniente de la planta.

El trabajo para colocar la pieza duró aproximadamente 150 horas… lo que es nada en comparación con lo que se ocupó para el estudio que hicieron consultores externos de la Conagua: desde 2013 se analizó la introducción de la mentada pieza.

 

Sin embargo, como que les faltó más tiempo. Una vez comenzadas las obras, casi de inmediato comenzaron las fallas: la pieza quedaba inclinada… se le tuvieron que cortar tres metros… y, a final de cuentas, una vez conectada se percibió que la pieza tenía un desplazamiento.  “El agua al interconectarse en el enlace entre las dos líneas, arrastró la ‘K’ sobre el suelo”, confirmó el director general de la Conagua, Roberto de la Parra.

En fin, haiga sido como haiga sido, se prevé que el abastecimiento de agua se normalice hasta el fin de semana. Por lo mientras, desde ayer se comenzó a bombear agua.

Comentarios