‘Presidente electo, le tomamos la palabra’, así responde Proceso a AMLO

“Proceso nunca le ha negado el derecho de réplica a nadie. Hemos decidido tomarle la palabra al presidente electo: que exista el diálogo. Como periodistas que somos, ateniéndonos a las reglas del oficio, le solicitamos formalmente una entrevista con Proceso, con plena libertad para ambas partes”, respondió el semanario político a las declaraciones que dio Obrador con respecto a la portada del número 2192 —que llevaba el título “AMLO se aísla. El fantasma del fracaso”—.

Y con la respuesta de esta revista se pone el acento en la apertura tanto de los protagonistas de la política como de los medios de comunicación.

¿Por qué? Vale recordar que esta semana, Proceso sorprendió a los seguidores de López Obrador y también a sus detractores con su portada —tanto que Beatriz Gutiérrez Müller y Rafael Rodríguez, director del semanario, discutieron en Twitter sobre el impacto de los textos y la portada—.

Finalmente, Proceso dio otro paso y, de manera formal, abrió la ventana del diálogo que López Obrador pidió, al catalogar como amarillista y sensacionalista” a esta publicación.

Derecho de réplica

Abordaríamos los temas principales de la agenda nacional, entre otros uno elemental para que se conozcan las reglas del juego: cómo serán las relaciones entre los medios de comunicación y el poder público en tiempos de lo que él llama la Cuarta Transformación”, se lee en la editorial “Presidente electo, le tomamos la palabra”.

Publicada el día de ayer, la editorial es una invitación a ya sabes quién para que ejerza su derecho de réplica —recordemos que AMLO dijo que el semanario lo mostraba con una fotografía “de mí ya decrépito, chocheando” y pidió a la revista la oportunidad de responder a los textos publicados—.

En el ejercicio de libertad de expresión, Proceso le tomó la palabra a El Peje y ahora está a la espera de su decisión: una entrevista que no sea a modo —como las que el gobierno del PRI buscaba—.

“La diferencia entre Proceso y otros medios es que, en la revista, si acertamos, si nos equivocamos, somos nosotros. No hay nadie, nadie, que nos dicte, que nos obligue a publicar una sola palabra”, argumentó en referencia a las teorías sobre la publicación.

Y en rechazo al “vituperio, indigno de un hombre de Estado” puso las cartas sobre la mesa con esta editorial.

**Foto de portada:  lopezobrador.org.mx

Comentarios