PiL en el Pepsi Center: música maniática para un público catatónico

“Y que te pones tu chamarrita con estoperoles para ir a ver a PiL”. Nah, de hecho, sólo uno que otro quiso emular la nunca copiable indumentaria de los aguerridos punketos de Neza-Ecatepec. A pesar de lo que se pudiera pensar, el público que asistió al Pepsi Center para ver a la leyenda John Lydon/Johnny Rotten encabezando a Public Image Ltd (PiL) lucía como es normal en concierto de martes por la noche.

Pero ése no es el asunto. El asunto es que la maniaca música del considerado abuelo del punk (exSex Pistols, nada más) tardó (demasiado) en generar efectos y prender a un por veces apático conglomerado de personas que nomás reían cuando Lydon recurría al tanque de oxígeno para recuperar la batería y seguir echándose sus alaridos que ya son marca registrada.

PiL en el Pepsi Center
Foto: Pablo Navarrete

Allá ellos. Lydon puso todo para que la de ayer fuera una noche de baile frenético, empujones y sudor compartido. Bueno, comenzó algo lento con “Deeper Water”, pero rápido sacó las cartas fuertes: “Memories”, “The Body”, “Disappointed”… y oxígeno para ejecutar como se debe “Warrior”. Y ni así.

PiL en el Pepsi Center
Foto: Pablo Navarrete

Las reacciones y gritos de la gente sólo llegaban cuando el cuarteto dejaba de tocar o cuando Lydon/Rotten le echaba bronca al camarógrafo del lugar. ¿Todo parte del show? Seguro. Lydon no sería Lydon sin hacerla de emoción. Pura actitud punk…mejor dicho, post-punk. Nada que ver con lo superficial. Con 62 años, gordito, de lentes y ya con la necesidad de leer las letras de sus canciones, Rotten conserva la costumbre la de no contenerse ante cualquier molestia, incomodidad o inconformidad.

PiL en el Pepsi Center
Foto: Pablo Navarrete

Contenerse. Quizás esa es la palabra que se acomoda para el público. Se contenía. En sus rostros se veía la urgencia de liberar lo que provocaban los riffs salidos del buzuki de Lu Edmonds. Un público catatónico que, así como en Awakenings, terminó por rendirse ante la inyección auditiva de PiL(-DOPA). Un poco tarde. Sólo cuando en el Pepsi Center retumbó “This is Not a Love Song”, seguida del clasicazo “Rise”… tarde. Después de ésta llegó el encore y el respectivo cierre con “Public Image” y “Open Up”/”Shoom”.

¿Y la música? Pues es PiL. Y no sólo por Lydon que, pese a (o gracias a) sus llegues de oxígeno, canta como sólo él puede (teatral, frenético, potente). Edmonds (buzuki/guitarra), Bruce Smith (batería) y Scott Firth (bajo/teclados), les sacaron jugo a melodías de engañoso minimalismo. ¿De alguna forma la música de PiL es la respuesta británica al alemán krautrock? Hace unos meses vino Michel Rother de NEU! y lo de ayer algo me recordó. Puede ser.

PiL en el Pepsi Center
Foto: Pablo Navarrete
Comentarios