Gallardo vs Schelotto: ¿Qué técnico manda en el clásico entre River y Boca?

El protagonismo del clásico entre River y Boca caerá sobre los jugadores, sin embargo, para que estos dos equipos argentinos estén en la Final de la Copa Libertadores, hay dos mentes maestras que tiene un pique especial desde la década de los 90, los técnicos, Marcelo Gallardo y Guillermo Barros Schelotto.

Al primero le dicen Muñeco debido a su frágil apariencia cuando era jugador (mide 1.65 metros) y al segundo le apodan el Mellizo, precisamente porque cuenta con un mellizo, Gustavo Barros Schelotto, su auxiliar.

Durante la etapa como jugadores, Gallardo fue un referente de River, equipo con el que debutó, mientras que Schelotto surgió de Gimnasia, aunque se convirtió en el segundo jugador con más títulos en la historia de Boca con 16 coronas en 10 años.

Schelotto mandó como jugador

A Gallardo no le fue tan bien en los clásicos contra Boca, pues de los 17 que disputó, sólo ganó cuatro, empató seis y perdió siete. Le fue mejor a Schelotto, pues ganó seis de los 18 que disputó, empató siete y perdió cinco.

El choque más recordado fue la Semifinal de la Libertadores del 2004, cuando a Gallardo lo expulsaron por una agresión a Raúl Cascini. Scehlotto también protagonizó una escena similar al golpear al preparador físico de River, Gabriel Macaya, aunque el árbitro no lo vio y libró la expulsión en el juego de ida, que finalizó con ventaja mínima para Boca.

En la vuelta, River se impuso 2-1 en el último minuto, pero Boca lo ganó en penales para avanzar y ganar la Final.

Gallardo manda en los banquillos

Gallardo tomó las riendas de River Plate en 2014, mientras que Schelotto dirige a Boca desde 2016 y desde entonces han chocado 10 veces y el saldo es favorable para el Muñeco, con cinco victorias y dos empates.

Dos de esas victorias, dos fueron este año, una de ellas en la Copa de Argentina y el último clásico en La Bombonera, donde los Millonarios se impusieron 2-0.

Schelotto sólo tiene tres victorias, pero está frente a la oportunidad de su vida en el clásico argentino más importante de la historia y con la ventaja de que él sí estará en el banquillo, a diferencia de Gallardo, quien carga con una suspensión que incluso le impide ingresar al estadio este sábado.

Comentarios