Copa Libertadores

Paso a paso: ¿Cómo es que la final de la Copa Libertadores se convirtió en una novela?

La final de la Copa Libertadores. La final del mundo. La Superfinal. La Superfinal de América. El duelo entre Boca Juniors y River Plate recibió muchos nombres. Pero terminó siendo una novela.

Una novela dramática y casi con tintes trágicos. Si has estado perdido y por alguna razón no te has enterado de lo que pasó, acá te contamos, capítulo a capítulo lo que ha sucedido en la Copa Libertadores.

El día original de la final:

El sábado 24 de noviembre era la cita para los dos equipos más grandes del futbol argentino. El partido se iba a disputar en el Monumental, tras un 2-2 en La Bombonera. La fiesta futbolera estaba planeada a las 14:00 horas, tiempo del centro de México.

Sin embargo alrededor de las 11:00, comenzaron a circular videos e imágenes del autobús donde los jugadores de Boca Juniors llegaron al inmueble. Lo primero que quedó evidenciado, fue la pésima seguridad. Un buen número de seguidores de River lanzaron piedras y destrozaron el medio donde se transportaban los jugadores. A la seguridad presente, se le ocurrió responder con gas lacrimógeno que posteriormente también terminó afectando a los futbolistas.

El momento donde se consuma la agresión al camión de Boca Juniors pic.twitter.com/P9ljVMl6vD

— Rene Ruiz K. (@RRUIZK) 24 de noviembre de 2018

Algo era seguro, el partido no iba a empezar a las 14:00 horas. Lo más natural era suspenderlo, por las imágenes que circularon. Los jugadores de Boca Juniors llegaron muy afectados al vestidor. Pablo Pérez incluso tuvo que ser llevado a una clínica. Pero la CONMEBOL mantenía la ‘ilusión’ de jugar el partido. Por eso se anunció que se posponía, sólo por una hora.

Desde entonces Boca Juniors tomó la decisión de que no jugaría el partido. Fue entonces cuando se anunció que se iba a posponer por una hora y quince minutos más, es decir a las 16:15 horas.

Referentes de la actual plantilla de Boca Juniors, como Carlos Tévez o Fernando Gago salieron a declarar que no estaban en condiciones de jugar. Sin embargo la FIFA y la CONMEBOL los estaban obligando a hacerlo. El ‘Apache’ incluso aseguró que si el caso hubiera sido al revés, River ya sería campeón. Por fin, siete minutos después de la hora establecida, se anuncia que el juego se disputaría el domingo 25.

El segundo día para la final:

Boca Juniors se mantuvo firme y pidió no jugar la final, pues sus jugadores no estaban en condiciones. Y fue ahí donde empezó una guerra de declaraciones entre los presidentes de ambos clubes.

Rodolfo D’Onofrio, presidente de River aseguró que si le daban la Copa Libertadores a Boca sin jugar la final, sería una vergüenza y una traición. Incluso se filtraron imágenes del acuerdo que firmaron ambos directivos y el presidente de la CONMEBOL, Alejandro Domínguez, para disputar el partido el domingo.

Daniel Angelici, presidente de Boca Juniors decidió apelar ante el Tribunal de Disciplina. El directivo decidió pelear por la final desde el escritorio.

Al no tener claro nada, el presidente de la CONMEBOL informó que se reprogramaría el encuentro ante la petición de Boca Juniors, de tener igualdad de circunstancias. Pero ahora no se dieron fechas.

Boca Juniors no quiere jugar la final:

El Ministro de Seguridad de Buenos Aires, Martín Ocampo, presentó su renuncia. Había que cortar cabezas y esa fue la primera en rodar.

Pablo Pérez salió de la clínica y con un pensamiento claro: No iba a jugar la final en el Monumental. El mediocampista de los ‘xeneizes’ consideró que su seguridad e incluso la de su familia estaba en riesgo.

La reunión en Paraguay:

En este día se llevó a cabo la reunión entre la CONMEBOL, River Plate y Boca Juniors. Sin embargo anunciaron que se trataría sólo temas deportivos, más allá de la resolución que tomara el Tribuna de Disciplina, sobre si darle o no el partido a Boca.

Al final de la reunión, la CONMEBOL sacó un comunicado en el que informó que la final sí se jugaría. Los cambios eran que no se jugaría en Argentina y sería el 8 0 9 de diciembre.

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, declaró al salir de la reunión, que no tenían la intención de jugar la final. Por eso es que agotarían todas las vías administrativas para conseguir ganarlo en el escritorio. Incluso recurrirían al TAS, si fuera necesario.

Empiezan a sonar muchas sedes:

Qatar empieza a sonar como la posible sede para disputar la final. River presentó una defensa, ante la petición de Boca Juniors por quedarse con el título sin jugar la final.

Los ‘xeneizes’ pidieron una prórroga para responder y la CONMEBOL se la otorgó. El límite era el jueves 29 de noviembre a las 12:00 horas. Y ese mismo día el Santiago Bernabéu se unió como la posible sede para disputar el encuentro.

Sancionan a River y obligan a Boca:

Mediante un comunicado, la CONMEBOL anunció una sanción para River Plate por lo sucedido. De paso informó que Boca Juniors deberá jugar el encuentro sí o sí, más allá de la petición que hizo.

Posteriormente se confirmó que la sede será la Copa Libertadores. El domingo 9 de diciembre, River Plate fungirá administrativamente como local ante Boca Juniors.

River apela:

Cuando parecía que ya todo había quedado arreglado, River respondió. El conjunto ‘Millonario‘ lanzó un comunicado en el que anticipó que apelaría todo lo acordado por la CONMEBOL. La sanción, la suspensión de su estadio por dos partidos y por supuesto, el sacar la final de su inmueble.

Comentarios