Aquí nos tocó vivir

8 puntos para entender el nuevo sistema que suple a las fotomultas en la CDMX

Con la llegada de Claudia Sheinbaum a la Jefatura de Gobierno de la CDMX no solo cambiará el logo. También, uno de los temas que más conversación —y dudas— ha generado es el cambio en el sistema de multas de tránsito. Nos despediremos de las fotomultas y tendremos que ir saludando un nuevo modelo que le pusieron de nombre “fotocívicas”.

Supuestamente, este modelo es más amable. Según el proyecto que presentó Sheinbaum junto a su futuro titular de Movilidad, Andrés Lajous, el sistema se enfoca en reducir los accidentes viales, “salvar vidas”, educar a los conductores y terminar con los castigos económicos.

Suena interesante, pero también está confuso.

En resumen, cada coche tendrá 10 puntos para “gastar” en multas. Obviamente, con la intención de no usarlos nunca, pero la cosa está así: si cometes una falta vial la placa de tu coche perderá uno o varios puntos, dependiendo de qué tanto te pasaste de lanza. Si pierdes unos cuantos puntos tendrás que tomar cursos en línea; si pierdes todos tus puntos, te tocan 10 horas de trabajo comunitario o no vas a poder verificar. 

Los radares de velocidad y cámaras para detectar infracciones seguirán funcionando, nada más los cambiarán de lugar a las zonas de la CDMX donde hay más accidentes o más riesgo.

Sabemos que todavía quedan bastantes dudas y muchas cosas por aclarar. Por eso, acá te contamos todo lo que necesitas saber para que no te agarren confundido si manejas con las patas y te toca cumplir un buen rato de servicio comunitario o echarte unos cursos de civilidad.

¿Cuando arranca este show?

Oficialmente se pondrá en marcha el 5 de diciembre que toma protesta Claudia Sheinbaum. Sin embargo, no estará al cien por ciento a la primera de cambio pues la implementación será gradual y podrá tomar los primeros 100 días de la nueva administración. Si los cálculos son correctos, por ahí del 15 de abril ya estaría corriendo con normalidad.

¿A dónde van a mover las cámaras?

Las cámaras y radares de velocidad que ya existían se moverán a las intersecciones de mayor incidencia en la CDMX y lo importante aquí es que esa información sí será pública.

Se supone que todos los conductores tendrán la información y serán precavidos cuando pasen por ahí. Según Lajous, en una entrevista con Animal Político, “no hay razón para mantener en secreto dichos sitios” pues la intención es que no haya accidentes, no agarrar gente para multarlos.

¿Cuántos puntos me quitan por cada infracción?

Ya habíamos visto arriba que cada placa tiene 10 puntos para “gastar” y en teoría, cada multa te costará un punto. Sin embargo, si tu falta es grave puedes perder muchos más. Sheinbaum explicaba en la presentación del proyecto que si conduces a 150 kilómetros por hora en donde el límite permitido es 50, perderás más puntos pues ahí sí pones vidas en riesgo.

¿Cómo funcionan las multas?

Si pierdes tus primeros dos puntos solamente te va a llegar una notificación para que te pongas pilas al volante. Si llegas a perder tu tercer punto tomarás un curso en línea sobre manejo básico. Si pierdes el cuarto punto, te toca el curso avanzado.

De ahí en adelante empiezan los castigos más graves, si pierdes el quinto punto tendrás que ir a un curso presencial de sensibilización sobre accidentes automovilísticos.

A partir del sexto punto perdido te toca hacer dos horas de trabajo comunitario por cada punto perdido. Si nomás no aprendes y te terminas tus puntos habrás juntado 10 horas de servicio comunitario que tendrás que cumplir a fuerza o no podrás verificar.

¿Cómo me voy a enterar si me multaron?

Si proporcionaste tus datos a la base del gobierno de la CDMX —no se rían—, te intentarán contactar por mensaje, por llamada o por mail. Si no tienen tus datos, la “multa” te llegará por correo tradicional.

Como nadie va a usar ninguna de las dos opciones anteriores, habrá un sitio web para poder consultar los puntos que hayas perdido. En esa misma página podrás agendar tus horas de servicio comunitario o tomar los cursos que te toquen.

¿Por qué los puntos los tiene la placa del coche y no el conductor?

Si tienes hijos adolescentes que manejan feo o si le prestas tu coche a tu pareja que le encanta ir en el celular mientras conduce, tú tendrás que hacerte responsable pues los 10 puntos están asignados a las placas de los automóviles. Idealmente, la deducción de puntos iría directo a tu licencia —con la intención de suspenderla— pero eso a la fecha es imposible porque no hay una base de datos “confiable”.

La idea es que con el tiempo se logre construir un padrón de licencias de conducir, pero mientras utilizarán los datos de las verificaciones y la tenencia.

¿Cómo van a hacer ese padrón de licencias?

La técnica es sencilla, si tienes multas por pagar de la pasada administración te ofrecerán un descuento si les das tus datos voluntariamente. Por otro lado, también tendrán tus datos de la licencia de conducir si empiezas a asistir a sus cursos o al servicio comunitario.

Foto: CIE México

¿Y si yo manejo increíble y no me gasto mis puntos?

¡Felicidades! De premio te ganarás una “notificación de buen conductor”, o sea, un reconocimiento que te da el gobierno de la capital. También está de premio que no tengas que cumplir ningún castigo pero eso ya lo sabías.

Comentarios