Aquí nos tocó vivir

Los reflectores sobre Sheinbaum

Por Adrián Montemayor

Hoy, 5 de diciembre, Claudia Sheinbaum tomará protesta ante el 1er Congreso de la Ciudad de México como Jefa de Gobierno para el periodo 2018-2024. Después de la vorágine de los primeros días de AMLO como presidente, los reflectores ahora se posan sobre quien será la primera mujer votada para administrar la ciudad más importante del país en lo que será un periodo de profundos cambios. Tiene la oportunidad de aprovechar una profunda cooperación con el gobierno federal y los municipios aledaños bajo el control de Morena para transformar a la capital.

Sheinbaum tiene un mandato otorgado por el 47% del electorado chilango para recuperar la ciudad. Los retos son mayúsculos. Estudios señalan que la ciudad es la más congestionada del mundo, con peligros mortales para quienes se atreven a usar métodos alternativos de movilidad. La seguridad se encuentra en uno de sus peores momentos, con la presencia del crimen organizado y la percepción perpetua de inseguridad. La corrupción inmobiliaria sigue destruyendo la ciudad con mega desarrollos (algunos detenidos) y construcciones que no son capaces de resistir los terremotos. Además, “la K invertida” nos recordó cuán vulnerable es la relación de la ciudad con el agua. Entre una diversidad de problemas que no daría tiempo de comentar.

La ciudad se encuentra ante un periodo de amplias transformaciones, con una nueva Constitución que obliga a reglamentar un sinfín de leyes secundarias, con nuevos órganos centrales como el Congreso y el Cabildo y con el nuevo ecosistema legal de las Alcaldías que suceden a las delegaciones. Entre los temas prioritarios a discutir en el Legislativo se encuentran: la discusión de la Ley de Desarrollo Urbano y los planes parciales de desarrollo (a realizarse por un nuevo Instituto de Planeación), así como la nueva Ley de Participación Ciudadana (a discutirse en enero) y los Presupuestos del próximo año (que deben salir antes del 15 de este mes).

CDMX
Foto: Manuel Velasquez/Getty Images

Para todo esto, Claudia Sheinbaum se ha rodeado de un grupo académicamente diverso pero con experiencia compartida en administraciones pasadas, especialmente la de Marcelo Ebrard y durante su gobierno en Tlalpan. Además, se crean o transforman diversas oficinas, como el cambio de Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades a la Secretaría de Pueblos Indígenas; el nuevo Centro Integral de Atención y Gestión de Riesgos para aumentar la resiliencia a desastres; el Consejo de Evaluación del Desarrollo Social, para evaluar las políticas públicas de la ciudad; y la Agencia de Operación e Innovación Digital.

Sheinbaum ya empezó a anunciar cambios en la política de la ciudad, como su Plan de Movilidad que busca integrar y potencializar al transporte público en un solo sistema. Esto es lo que necesitamos: políticas públicas centradas en las necesidades de la mayoría, más humanas y con una visión que resguarde el medio ambiente.

Vienen seis años que pueden transformar la ciudad y garantizar sostenibilidad a largo plazo o pueden ser otros seis años de estancamiento como los tuvimos con la administración de Miguel Ángel Mancera, quien pasa a la historia como un Jefe de Gobierno mediocre, obsesionado en brillar y como un paladín de Peña Nieto. Espero que Sheinbaum no se cierre en la búsqueda de otro puesto sin bases que lo sustenten. Ni que vea primero por los intereses y cálculos políticos federales sobre las necesidades locales. Si eventualmente busca “la grande”, deberá tener los resultados que sustenten esa búsqueda. El mandato es sencillo: Claudia, deja una mejor ciudad que la que encuentras.

*****

Adrián Montemayor es miembro de Wikipolítica CDMX, una organización política sin filiaciones partidistas.

Facebook: WikipoliticaCDMX

Twitter: @wikipoliticacmx | @montemx

Comentarios